Educación

Cómo controlar tu cerebro para reducir el estrés en exámenes

examen

Ya ha arrancado la Selectividad en numerosas regiones de España. Ante su relevancia para los estudiantes es normal que los nervios estén a flor de piel. Por ello, revelamos algunos consejos para controlar tu cerebro y reducir el estrés y los nervios en exámenes.

Esta semana miles de estudiantes por toda España se presentan a la Selectividad, que ya ha arrancado en muchas regiones del país y se desarrollará a lo largo de los próximos días.

Se trata de la recta final para poder acceder a la universidad y, ante la relevancia que tiene para el futuro académico de los alumnos, es normal que los nervios estén a flor de piel. Sin embargo, es importante intentar mantener la calma para centrarse en la materia y en completar los exámenes lo mejor posible usando los conocimientos adquiridos en los últimos dos años de bachillerato.

Las mejores aplicaciones para preparar la Selectividad 2018

La clave para estar relajado en Selectividad es aprender a controlar tu mente. Podemos usar el poder de nuestro cerebro para combatir el estrés en exámenes. Te explicamos algunos trucos para hacerlo.

  • Repasa bien los contenidos el día anterior: Empieza por los contenidos más difíciles y acaba por los más fáciles. Una vez que superes el primer reto te relajarás al centrarte en algo más sencillo y tu cerebro se quedará con mayor sensación de control antes del examen.
  • Organízate: En vez de pensar en todo lo que tienes que hacer simplemente anota en un papel tu planning. ¿Qué vas a repasar y cuándo? Sacar la preocupación de tu mente y resolverlo en papel te ayudará a centrarte.
  • Descansa durante el estudio: Es importante que descanses a menudo mientras estudias, pero esto no implica sentarte con el móvil entre tema y tema. Es fundamental que desconectes por completo siendo recomendable no hacer absolutamente nada durante al menos 15 minutos. Tras estudiarte unos contenidos túmbate en la cama y descansa, sin hacer nada. Estudios demuestran que así tu cerebro absorberá mejor los contenidos al no verse interrumpido el proceso de memorización por otra tarea mental.
  • Maneja bien tus pensamientos: Es normal tener pensamientos negativos antes de hacer exámenes importantes, la clave es saber superarlos. Visualiza una escalera dentro de tu mente; en cada escalón hay un pensamiento, estando los negativos abajo del todo. Ve escalando y superando los negativos para llegar a los positivos. El orden podría ser: “no puedo hacerlo”; “voy a intentarlo”; “voy a hacerlo”; “puedo hacerlo”; “lo he hecho”. Siempre que revises y hagas exámenes repite los pensamientos de la parte superior de las escaleras. Anímate a ti mismo como si estuvieras animando a otra persona.
  • Empieza a ser optimista: Nada de “debería de haber estudiado más” o “por qué no escogí filosofía en vez de historia”. Arrepentirte a estas alturas no servirá de nada. Tampoco te atasques en los “y sí no me se lo que me preguntan”, “y sí me quedo en blanco”. Es importante pasar de una actitud negativa a una positiva. Aquí te recomendamos un sencillo ejercicio para pasar de ser pesimista a optimista en 4 minutos.
  • Respira: Es importante que aprendas a relajarte usando la respiración. Puedes poner en práctica esta técnica de respiración que usan los soldados en combate para relajarse; es fácil de hacer y podrás hacerlo en el propio examen sin que nadie se de cuenta. Otra clave es meditar la noche anterior para mantener la mente relajada; te recomendamos esta sencilla técnica de meditación revelada por el hombre más feliz del mundo.

Acuérdate de comer bien para tener energía y ¡mucho ánimo!

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.