Educación

El sencillo truco para aprender más rápido, según la ciencia

tocar el piano

Dicen que la práctica hace la perfección, pero un estudio llevado a cabo en la Universidad John Hopkins revela que no solo influye cuánto practiques, sino cómo lo hagas. Te explicamos el sencillo truco científico para aprender más rápido.

Desde aprender a tocar el piano, a convertirte en un atleta profesional o ser un orador excepcional: ser bueno en algo requiere dedicación y paciencia. Como bien dicen, la práctica hace la perfección, y razón a la famosa expresión no le falta.

No obstante, muchos tienden a concebir la practica como repetir la misma tarea una y otra vez de manera idéntica hasta que el resultado sea lo más perfecto posible. Un estudio llevado a cabo en la Universidad John Hopkins reveló que esta no era la táctica más adecuada para aprender rápido. En base a sus resultados, si queremos acelerar el aprendizaje lo mejor es cambiar la manera en la que practicamos.

Llegaron a dicha conclusión dividiendo a los participantes en tres grupos para aprender a dominar una habilidad informática mediante sesiones de 45 minutos.

El primer grupo realizaba dos sesiones de entrenamiento idénticas, separadas por un plazo de 6 horas, y al día siguiente volvían para repetirla. En cambio, el segundo grupo realizo primero una sesión de entrenamiento y a las 6 horas otra ligeramente distinta; al día siguiente volvieron para realizar la primera sesión de nuevo. El tercer grupo tan solo entrenó una vez, para después volver al día siguiente y repetirlo.

Al repetir la tarea por tercera vez, el grupo dos llevó a cabo la tarea con mayor precisión y rapidez, llegando a mejorar su rendimiento por dos. En cambio, el rendimiento del tercer grupo era un 25% peor que el primero.

La explicación podía estar en la teoría de la reconsolidación de la memoria, que mantiene que cuando los recuerdos ya existentes se refrescan y modifican con nuevos conocimientos las habilidades se refuerzan.

Lo que descubrimos es que si practicas una versión ligeramente modificada de una tarea que quieres dominar, realmente aprendes más y más rápido que si simplemente sigues practicando exactamente lo mismo muchas veces seguidas“, explicó Pablo A. Celnik, profesor de medicina física y rehabilitación en la Universidad John Hopkins en una publicación.

Leer en esta nueva tipografía mejora tu memoria

Eso sí, como bien recalcan los investigadores, hay ciertas condiciones para que la técnica para acelerar el aprendizaje funcione. Para empezar, los cambios en la forma de desempeñar la tarea deben ser muy ligeros. Por ejemplo, si estuvieras practicando un deporte – como el tennis – una buena manera sería cambiar la raqueta o la pelota entre las distintas sesiones. También serviría para practicar una presentación, cambiando el tono, o la velocidad a la que hablas. En caso de cambiar demasiado la tarea, se rompe el proceso de reconsolidación de la memoria.

Así, también es importante el tiempo que dejas entre sesión y sesión, siendo lo ideal 6 horas – nunca menos. Tienes que darte tiempo para que se formen los recuerdos, llevar a cabo la siguiente practica demasiado pronto impide que esto suceda adecuadamente.

Así que la próxima vez que quieras adoptar una nueva habilidad recuerda: no solo importa la constancia, sino también la técnica.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.