Educación

Interlingua, la lengua auxiliar comprensible por hispanohablantes

Escrito por Marcos Merino

Hoy en día existen multitud de lenguas artificiales (pensemos en el klingon, el dothraki, o el élfico quenya), pero pocas de ellas nacieron con una vocación de verdadera lengua auxiliar. Entre esas, Interlingua se alza como el ‘mínimo común denominador’ de las lenguas europeas.

A finales del siglo XIX, el éxito de la lengua artificial Volapük suscita el debate sobre la necesidad de contar con un lenguaje auxiliar, que permita la comprensión mutua entre hablantes de las naciones avanzadas del momento, sobre todo de cara a favorecer el intercambio de saber técnico y científico. Pero el grado adecuado de sistematización o de naturalismo (derivación de las lenguas naturales existentes) era motivo de controversia. Más cercano al primer extremo se alza el Esperanto, que fue todo un fenómeno a comienzos del siglo XX.

Pero otros, que rechazan la idea de tener que desaprender todo el vocabulario adquirido hasta el momento para poder hablar una nueva lengua, optan por basarse en la única lengua natural que había estado cerca alguna vez de ser una lengua internacional para todo Occidente: el latín. Así nacen el Nov Latin, el Nuove Roman o la primera Interlingua. Pero no llegan a pasar de la mera anécdota y, tras la Gran Guerra, la Asociación Internacional de la Lengua auxiliar (IALA), pese a haber sido fundada por esperantistas, se pone manos a la obra para diseñar una lengua auxiliar fácil de entender y de aprender.

Así, la IALA decidió retomar el nombre de Interlingua y basar una nueva lengua sobre la idea central de que su vocabulario no debía ser una invención, sino una extracción y estandarización del vocabulario común de los principales idiomas europeos (inglés, francés, italiano, español y portugués, con el ruso y el alemán como fuentes secundarias); todas ellas lenguas con un antepasado común y mutuamente influenciadas durante siglos, lo que facilitaba contar con una amplia base común.

Los idiomas más fáciles de aprender para un hispanohablante

La gramática, por su parte, se basó en la simplificación: no contaría con ninguna característica gramatical que no estuviera presente en todas las lenguas de referencia: así, carece de concordancia adjetival, cuenta con un único artículo definido (‘le‘) y un único artículo definido (‘un‘), sin variaciones de género y número. La conjugación de verbos, así como la formación de plurales de los sustantivos, se simplifica sobremanera.

Para que te hagas a la idea del nivel de inteligibilidad de Interlingua para un hispanohablante, puedes probar a leer el comienzo de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

Declaration Universal del Derectos Human
 Articulo 1
 Tote le esseres human nasce libere e equal in dignitate e in derectos. Illes es dotate de ration e de conscientia, e debe comportar se fraternalmente le unes con le alteres.

Ahora, comparemos con el mismo texto en Esperanto:

Universala Deklaracio de Homaj Rajtoj
 Artikolo 1
 Ĉiuj homoj estas denaske liberaj kaj egalaj laŭ digno kaj rajtoj. Ili posedas racion kaj konsciencon, kaj devus konduti unu al alia en spirito de frateco.

Hoy en día, la mayor parte de los esfuerzos para promover Interlingua los lleva a cabo la Union Mundial pro Interlingua, que cuenta con una página web llena de recursos de lectura y aprendizaje, como diccionarios español-interlingua, libros clásicos traducidos e incluso un curso para hablantes de español.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.