Empresa

Hacerte estas 3 preguntas te hará sentirte mejor tras un mal día en el trabajo

trabajador cansado

Es normal levantarse con el pie izquierdo y tener un mal día de vez en cuando, pero es importante evitar que se prolongue esta sensación. Por ello, te traemos 3 preguntas que puedes hacerte para sentirte mejor tras un mal día en el trabajo.

Nuestro estado de ánimo influye notablemente en nuestro nivel de productividad: trabajadores felices equivalen a mejores resultados. No obstante, es normal que algún día tengamos un mal día en el trabajo y estemos más de capa caída.

Mientras que levantarse con el pie izquierdo de vez en cuando es inevitable, sí está en nuestra mano evitar que el mal humor se prolongue a la mañana siguiente…y meterte pronto a la cama no siempre es suficiente.

6 rutinas matutinas de un minuto que te harán empezar el día más feliz

En vez de llegar a casa irascible y pagarlo con los demás procura tomarte unos minutos para responder a estas tres preguntas para sentirte mejor tras un largo y mal día. Meterte a la cama con una mentalidad positiva es importante para volver a la carga.

  • ¿Lo ocurrido hoy tendrá relevancia a largo plazo?: Puede que nada más levantarte te hayas derramado café por los pantalones, hayas pillado un atasco de camino al trabajo y tu jefe te haya echado la bronca por no tener listos unos informes a tiempo. Nadie discute que esto sea un mal día, pero ¿realmente tiene efectos a largo plazo? Intenta relativizar y ver que tan solo se trata de un mal día, no una mala vida. No estamos diciendo que los problemas siempre tengan fácil solución, pero muchas veces se trata de algo puntual y no tan relevante.
  • ¿Qué podría haber hecho para evitarlo?: En vez de arrepentirte de tus errores, pregúntate qué podrías haber hecho para que las cosas salieran de otra manera. Puede que no estuviera en tu mano evitarlo, por lo que puedes dejar de darle vueltas. En caso contrario, aprender la lección para la próxima vez te ayudará a quedarte tranquilo.
  • ¿Qué ha ido bien hoy?: Seguro que si dejas la mentalidad negativa de lado por un momento podrás pensar en algunas cosas buenas que te hayan ocurrido. Por muy insignificantes que sean, apunta los sucesos positivos y dale algo de luz a tu día gris.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.