Empresa

John Sculley, ex CEO de Apple, dice que hay un “lado oscuro” del éxito

john sculley
Escrito por Ana Muñoz

Jon Sculley, ex CEO de Apple, ha asegurado en una entrevista que hay un “lado oscuro” del éxito. ¿Quieres saber cuál es?

John Sculley tiene una de esas vidas llena de anécdotas. Quizás la primera de ellas sea cómo Steve Jobs le convenció para que dejara Pepsi y se fuera a trabajar a Apple. Y es que al fundador de la compañía de la manzana mordida le bastó una única frase: ¿Quieres vender agua edulcorada el resto de tu vida o quieres venirte conmigo y cambiar el mundo?

Teniendo en cuenta que el directivo ha tenido una carrera profesional especialmente intensa no es extraño que, de vez en cuando, ofrezca algún consejo a cualquiera que desee escucharle.

En este sentido, en una entrevista a BISculley ha asegurado que hay un lado oscuro del éxito. “Cuanta más fama tienes, mayor es la caída. De hecho, cada éxito conduce, por lo general, a un tipo específico de fallo”, ha destacado.

Como ejemplo pone lo ocurrido con Kodak, el gigante de la fotografía, que se declaró en bancarrota en 2012, unos pocos años después de que se lanzara el iPhone.

“¿Cómo es posible que la empresa que inventó la fotografía digital pasara por alto que el futuro de esta tecnología iba a ir de la mano de los smartphones?”, explica.

Pues bien, Sculley tiene una teoría. Según el exdirectivo, todas las grandes compañías tienden ha hacer apuestas poco impactantes porque se centran en lo que funciona. “Este tipo de empresas se convierten en víctimas de su propio éxito”, señala.

La historia de Apple en 30 fotografías

De hecho, el experto advierte que esto es incluso peor que cometer fallos por el camino. Así pone de ejemplo a otras multinacionales, como Microsoft o Intel, que, aunque invirtieron mucho en tecnología para ordenadores, despreciaron la revolución móvil y, cuando quisieron adentrarse, ya era demasiado tarde.

“A lo largo de mi vida he visto caer a muchos de los grandes porque fueron víctimas de su propio éxito en la siguiente generación. Para que esto no ocurra sólo hay una clave: desaprender. Estas empresas deberían dejar de preocuparse por encontrar las respuestas correctas y aprovechar los cambios y retos”, afirma.

Por eso, para el exdirectivo es esencial tomar grandes riesgos y, en el caso de que fallen, aprender de los errores, ya que es la única forma de volver a triunfar.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.