Energía Innovación

5 tendencias clave en el sector de la energía para 2018

5 tendencias de energía para 2018

El sector de la energía afronta un año clave para un cambio de paradigma hacia un modelo más sostenible. Repasamos las tendencias más importantes en un 2018 trascendental y marcado por los avances tecnológicos y el cambio climático.

¿Qué nos depara el sector de la energía durante los próximos meses? Tras un año complejo, en el horizonte brillan expectativas como la transición a un modelo energético gobernado por las renovables, la reducción de las emisiones de C02 a la atmósfera, la apuesta por los vehículos eléctricos o la aparición de proyectos eficaces para el tratamiento de problemas como la sequía.

La energía solar será un 60% más barata en la próxima década

Para determinar las tendencias más importantes del año en lo tocante al sector energético, contamos con la aportación de José Antonio Afonso, responsable del segmento comercial Building en España de la consultora Eaton, ha aportado las claves más destacadas a la publicación especializada El Periódico de la Energía.

5 tendencias clave en la industria energética para 2018

  • Punto de inflexión en Europa para potenciar las renovables en electricidad: Según la investigación elaborada por Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en colaboración con la Asociación de Energías Renovables, ya se ha alcanzado el primer punto de inflexión en la mayor parte de Europa para integrar renovables en las redes eléctricas, especialmente la energía eólica y la solar, cuya producción es más económica que las nuevas plantas de gas o carbón. Para la próxima década se prevé que este coste también sea más bajo que el de las plantas existentes de gas y carbón.
  • Subasta competitiva para el mercado solar: Pese a que el mercado se mueva por las tarifas por energías renovables o feed-in-tariffs (FIT), defendidas por países como Alemania, Dinamarca y España, la entrada en vigor de la ley de energía renovable en enero de 2018 derivará en un modelo basado en las subastas para proyectos de montaje a gran escala.
  • Compromiso en energías limpias: Asistiremos a un incremento en el interés de instituciones financieras y empresas con respecto al almacenamiento de energía, la eficiencia energética y la inversión en tecnologías limpias. Un estudio de 2017 de HSBC muestra que el 68% de los inversores globales quiere invertir en energías bajas en carbono para acelerar la transición hacia una economía de energías limpias. En Europa el interés sube hasta el 97%.
  • Acciones y medidas tangibles para reducir las emisiones contaminantes a nivel global: A partir del COP21 Paris Climate Change numerosas naciones europeas han comenzado a tomar medidas tangibles en línea para cumplor con el tratado de París. Alemania impulsó la conferencia COP23 en Bonn para anunciar un aumento de 50 millones de euros en su contribución al fondo internacional de adaptación climática y en el Reino Unido se eliminarán todas plantas de carbón para 2025.
  • Cambios para facilitar la llegada del vehículo eléctrico: Crecerá la colaboración con supermercados y gasolineras para aumentar la cantidad de puntos de carga. La demanda eléctrica aumentará la demanda de energía para esta industria. Se buscarán nuevas soluciones para la energía fotovoltaica, el almacenamiento, la gestión de la carga, la carga inteligente o las microgrids en los centros de datos, entre otras tecnologías.

Fuente | El Periódico de la Energía

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.