Energía Innovación

Hito del CIRCE: recarga ultrarrápida de coches eléctricos con energía inalámbrica

Hito del CIRCE: recarga ultrarrápida de coches eléctricos con energía inalámbrica

Buenas noticias para el avance de la carga inalámbrica: el centro tecnológico aragonés CIRCE ha sido capaz de recargar vehículos eléctricos pesados de forma ultrarrápida valiéndose de la transferencia de energía sin cables.

Para que los coches eléctricos puedan acometer la penetración en el mercado y propiciar el auge de la movilidad sostenible son precisas numerosas infraestructuras a su alrededor, puntos de carga diversos y tecnología puntera para mejorar las baterías, de forma que los vehículos puedan cargarse de forma más rápida y eficiente los vehículos. En este sentido, se están dando avances muy positivos, como el que acometieron recientemente científicos escoceses de la Universidad de Glasgow, desarrollando una innovadora tecnología de baterías para cargar los coches eléctricos en cuestión de segundos.

Ahora desde Zaragoza, el CIRCE acaba de lograr un importante hito al desarrollar el primer sistema capaz de transferir potencia de forma inalámbrica a 300 kW, lo cual supone triplicar la capacidad alcanzada dos años atrás. El sistema es de carga inductiva para vehículos eléctricos pesados, reduciendo el tiempo un 60% con respecto a los sistemas actuales y sin precisar la conexión de ningún cable. Todo son ventajas, ya que se mejora la usabilidad y el impacto en las infraestructuras y mobiliario urbanos es mínimo al estar soterrado.

Las ventajas de tener un coche eléctrico en España

El avance se circunscribe al marco del proyecto europeo NIWE, financiado por la Comisión Europea mediante el programa Horizonte 2020. Tras un lustro esta solución se ha podido validar en la industria metalúrgica alimentando hornos para la fundición de hierro mediante inducción. Su aplicación a corto plazo se concibe para cargar autobuses o camiones eléctricos de forma inalámbrica.

¿Cómo funciona este avance? La circulación de corriente eléctrica se produce entre dos bobinas, una de ellas situada en el suelo y otra en el vehículo, generando un campo magnético que propicia la carga inalámbrica sin cables ni conexiones. Su campo de aplicación podría abarcar los sistemas públicos de transporte, las viviendas privadas, la automatización de procesos industriales o las empresas de reparto, liberadas de cableado conductor.

Hasta 2015 CIRCE trabajó en el también puntero proyecto UNPLUGGED, el cual planteaba un sistema modular para alimentar sistemas de 25 kW o 50 kW, según el tipo de vehículo que accedía al sistema de carga. El avance en esta ocasión es que la nueva tecnología de carga inalámbrica se dirige de forma concreta a los vehículos más grandes y pesados, reduciendo su tiempo de carga de un modo significativo.

Imagen | CIRCE

Fuente | CIRCE

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.