Energía

Esta tecnología permite transformar los autobuses diésel en eléctricos en tiempo récord

autobus electrico e-trofit

La empresa alemana ZF Aftermarket ha creado una tecnología capaz de renovar la flota de antiguos autobuses diésel, convirtiéndolos en vehículos eléctricos en un tiempo récord de cuatro semanas. Estas son las características que hacen posible la transformación.

La empresa alemana ZF Aftermarket, especializada en ingeniería y fabricación automovilística, ha desarrollado un proyecto al que han bautizado como proyecto e-troFit, una tecnología capad de transformar los autobuses diésel de las ciudades en vehículos completamente eléctricos en tan solo cuatro semanas.

Lo que se realiza es un cambio en la propulsión convencional de los autobuses por una propulsión eléctrica, implantando motores eléctricos en los autobuses.

Según el responsable de la división Aftermarket de ZF Helmut Ernst, esta es “la solución ideal para la transición hacia la era de los vehículos puramente eléctricos”.

Estos tranvías eléctricos sin raíles podrían sustituir al tren convencional

Esta nueva tecnología soluciona el problema que se cernía sobre los ayuntamientos de las ciudades para poder cumplir con los objetivos para reducir la contaminación, ya que se calcula que hasta el año 2.025 no se podrán producir todos los vehículos eléctricos que se necesitan en la actualidad, por tanto como afirma Ernst, “la conversión de vehículos comerciales convencionales en unidades eléctricas es una excelente oportunidad para apoyar sustancialmente a las ciudades en la electrificación del transporte público”.

El primer prototipo e-troFit de este autobús ya se ha probado en la ciudad alemana de Munich, siendo el país donde se lanzará la primera flota de estos autobuses.

Así, gracias a la tecnología de e-troFit, los autobuses que no cumplen actualmente la norma de gases de escape Euro 6 podrán convertirse en vehículos eléctricos y ser un transporte sostenible.

Dos sistemas para realizar la transformación

testigo motor

Esta modificación y transformación de vehículos se puede llevar a cabo a través de dos sistemas, el Cetrax y el Axtrax AVE.

El Cetrax, como explica Ernst, se puede instalar en el vehículo sin realizar modificaciones importantes ni en el chasis, así como en los ejes ni en el diferencial. Tiene una potencia de hasta 300 kilovatios y el autobús puede acelerar de forma suave para que los pasajeros ni siquiera noten la puesta en marcha del vehículo. Este sistema tiene motor central eléctrico.

El AxTrax AVE es un sistema de dos motores eléctricos, cada uno de los cuales acciona una rueda, y la potencia máxima del motor es de 250 kilovatios.

Renovar las flotas de autobuses públicos en las ciudades puede ser un trabajo arduo y lento, tanto en la adquisición de los mismos como en los costes. Por ello ZF Aftermarket afirma que el proyecto e-troFit es el proyecto perfecto para poder realizar este cambio de vehículos diésel a un transporte sostenible, afirmando que en el tiempo récord de cuatro semanas son capaces de convertir los autobuses.

Comparando la transformación con la adquisición de un vehículo eléctrico completamente nuevo, esta conversión ahorra al comprador hasta un 50% por cada autobús.

Este nuevo proyecto e-troFit hace posible aligerar el cambio de flotas del transporte público a vehículos más sostenibles e inteligentes con unos costes más bajos de lo esperado para esta transición.

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández