Energía Innovación

La calefacción de bomba de calor reduciría un 50% la contaminación en Madrid

Usar calefacción de bomba de calor reduciría un 50% la contaminación en Madrid

Según un reciente estudio de Toshiba centrado en el impacto atmosférico de la aerotermia, este sistema de calefacción eliminaría en Madrid el CO2 equivalente a más del triple de los vehículos convencionales que circulan por la capital.

Emplear sistemas de calefacción de bomba de calor, los cuales se sirven de la tecnología de la aerotermia, serviría para reducir los niveles de contaminación de Madrid a la mitad en comparación con aquellos basados en gas natural y gasoil. Mediante un comunicado, la compañía especializada en electrodomésticos y electrónica para el hogar explicaba que el empleo en la capital de este tipo de calefacción eliminaría una cantidad de dióxido de carbono equivalente al triple del CO2 generado por la circulación de vehículos convencionales en la actualidad. 

Las ventajas de este sistema no solo pasan por reducir exactamente en un 50,3% los niveles de contaminación de Madrid, sino que también suponen un alivio para el bolsillo de los consumidores. El coste es un 25% más económico que el gas natural y hasta un 50% más barato que las calderas de gasóleo. “Hoy en día, la evolución significa ‘dejar de quemar cosas’ como fuente de energía. La sustitución total de las calderas de gas y gasóleo es inevitable”, apuntaba director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado, Carlos Gómez Caño.

5 formas de ahorrar energía en casa gracias a la transformación digital

Esta información resulta valiosa para encontrar alternativas que combatan la elevada contaminación atmosférica de la capital, responsable de numerosos problemas de salud como una menor inteligenciaasma y otros problemas respiratorios o incremento del riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Sin ir más lejos, una sexta parte de las muertes a nivel mundial obedecen a la contaminación y solamente en España, esta se ha cobrado 100.000 fallecimientos en la última década.

Según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA) las calderas de combustión que se sirven de combustibles fósiles como gasoil o gas natural generan el 56% de la contaminación por CO2 y también son responsables de la 54% de las emisiones de NO2 y NOx.

Tal y como destacan desde el medio Ecoticias, la directiva 2009/28/CE de la UE califica la tecnología de la aerotermia como una energía renovable para producir agua caliente sanitaria (ACS), calefacción y refrigeración, alineándose con los objetivos europeos para 2020: promover las energías renovables hasta el 20%, ahorrar el 20% del consumo gracias a una mayor eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en un 20%.

Fuente | Ecoticias

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.