TICbeat LAB

Se me ha caído el móvil al agua, ¿qué hago?

movil vater agua

¿Se te ha caído el smartphone al váter o te has dado un baño con él? Lo primero que debes hacer si se te cae el móvil al agua es sacar la batería. Te explicamos qué pasos puedes seguir para intentar arreglar tu smartphone mojado.

Jamás deberías guardar tu smartphone en el bolsillo de atrás del pantalón si no quieres ver como da vueltas en el váter, y comprobar que no llevas nada en los bolsillos del bañador antes de tirarte a la piscina nunca está de más. No obstante, todo el mundo tiene despistes y seguro que más de uno se ha visto buscando desesperadamente qué hacer si se te cae el móvil al agua.

Hasta ahora no parecen haber inventado un líquido para revivir tu smartphone que sea 100% eficaz, aunque si existen algunos productos destinados a tal fin. Y, mientras que no hay ningún remedio infalible, si hay algunos trucos que aumentarán la posibilidad de que tu móvil funcione después de mojarse.

Reparar cables USB: ¿es posible y aconsejable?

Ante todo, jamás intentes encender el dispositivo o enchufarlo a la carga tras rescatarlo del agua, ya que causarás un cortocircuito y tendrás que despedirte definitivamente de él. Primero sigue estos pasos para intentar extraer todo el líquido antes de comprobar si funciona:

  1. Extrae la batería: Si tu móvil se puede desmontar saca primero la batería y después el resto de componentes que puedas extraer, como la tarjeta SD o la tarjeta SIM.
  2. Apaga el dispositivo: El siguiente paso – o el primero si no puedes extraer la batería – es apagar el móvil. Cada segundo que pase cuando tu móvil esté encendido y mojado empeora la situación.
  3. Desmonta el teléfono: Si tienes garantía que cubra daños en caso de mojarse el dispositivo no desmontes el teléfono. Si tampoco te consideras suficientemente manitas para llevar a cabo este paso pasa al siguiente. En caso contrario, utiliza estas herramientas para desmontar el teléfono quitando la parte de atrás.
  4. Usa una lata de aire comprimido para sacar el agua: En este paso tienes que secar el dispositivo y asegurarte de que ya no queda mucha agua dentro. Si el dispositivo está desmontado seca directamente la parte interior, la pantalla, la batería…En caso contrario asegúrate de que el aire entre bien al interior por los distintos agujeros del dispositivo, desde el puerto de auriculares, hasta el altavoz. En ambos casos debes centrarte especialmente en el puerto de carga ya que está más cerca de la batería.
  5. Si no tienes una lata de aire comprimido usa un secador de pelo: Es recomendable siempre tener una lata de aire comprimido por si acaso – puedes comprarlo en Amazon – pero si no lo tienes usa un secador de pelo, asegúrate de que el aire no esté caliente. Es muy importante ya que con el aire caliente las piezas del dispositivo se hincharan y el vapor dañará aún más el móvil.
  6. Mételo en arroz: Coge un tupper, llénalo de arroz y mete el móvil dentro. Asegúrate de que esté completamente cubierto, extrae el aire que puedas del tupper y ponle la tapa. Déjalo durante 72 horas como mínimo antes de intentar encenderlo. Cuando llegue el momento, asegúrate de que esté completamente seco antes de pulsar el ‘on’.

Vía | How to Geek

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.