Por último, el agua. Es ese gran alimento para tener energía en verano, ya que impide que nos deshidratemos y que nuestras células, vasos sanguíneos y sistemas de nuestro cuerpo funcionen como deben en todo momento. Y no, no debéis beber solo agua para adelgazar, ya que el ejercicio es necesario, pero sí ayuda a purificar el organismo y mantener la elasticidad de la piel.