Salud

Usan CRISPR para crear cerdos que podrían donarnos sus órganos

Escrito por Lara Olmo

¿Cómo hacer que el cerdo sea aún más compatible genéticamente con el hombre para convertirlo en donante de órganos? Cortando de su ADN las partes infectadas. El resultado son 15 lechones “similares” a nosotros.

Uno de los principales objetivos de la ciencia genética es diseñar animales como fuente de órganos susceptibles de ser trasplantados a humanos que los necesiten, para minimizar los riesgos de rechazo y las listas de espera de los receptores.

Es lo que se conoce como xenotrasplantes y para que tengan éxito es necesario que se produzcan entre especies de animales próximas, como el ser humano y el cerdo. Por eso los últimos experimentos en esta línea se han realizado con componentes genéticos de este animal.

Sin entrar en las cuestiones éticas que este tipo de prácticas suscita (y que son muchas), desde el laboratorio Genesis han logrado un hito, usando la técnica CRISPR (conocida como el “corta pega” de ADN) para “crear” lechones modificados genéticamente para hacerlos más similares y compatibles con los humanos.

Hasta ahora los xenotrasplantes con órganos de cerdos no estaban exentos de problemas, porque estos animales presentan una alta carga vírica en su ADN. Se conocen como retrovirus endógenos porcinos o PERVs y se han trasmitido frecuentemente a las células humanas cuando éstas se han cultivado con células porcinas. Lo que invita a pensar que ocurriría lo mismo con los órganos porcinos dentro del cuerpo humano.

Ahí es donde entra en escena el CRISPR: esta técnica les ha servido a los científicos para inhabilitar los PERVs en las células de cerdo. Una vez modificadas, las han implantado en el ovario de una hembra de cerdo, usando una técnica similar a la que se empleó para clonar a la oveja Dolly.

Editan con CRISPR el ADN de embriones humanos viables

Esta hembra ha dado a luz a 37 lechones libre de PERVs, de los que 15 aún están vivos, siendo el mayor de todos ellos de unos cuatro meses. Aunque aún es pronto para decir si tienen una tasa de mortalidad más alta de lo normal, ya que el PERV no es el único virus que presentan estos animales y los lechones suelen morir por alguna infección.

El equipo de científicos va a seguir alterando el ADN porcino para “crear” otros lechones más similares aún a las personas, para que los órganos transplantados sean menos propensos a atacar el sistema inmunológico del receptor.

 

 

Recurso | Luhan Yang/Egenesis

Vía | New Scientist

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.