Seguridad

Eugene Kaspersky: “Los rusos somos los mejores ingenieros del mundo”

El fundador de Kaspersky Lab ha destacado la formación rusa de los ingenieros patrios, el carácter global de los ciberataques y las crecientes amenazas que se ciernen sobre el Internet de las Cosas y los sistemas SCADA, durante una conferencia en Berlín a la que ha asistido TICbeat.

Eugene Kaspersky es el padre de la popular firma de seguridad homónima, que ha saltado a la primera plana mediática en los últimos meses después de que el gobierno norteamericano prohibiera el uso de sus soluciones por temor a que éstas pudieran ser usadas por Rusia para espiar o atacar objetivos en EEUU. Unas sospechas que saltaron cuando se demostró que una puerta trasera en el antivirus ruso habría permitido a los hackers de Kremlin robar información valiosa sobre las ciberdefensas de EEUU en 2015.

En cualquier caso, hablar de Eugene Kaspersky es hablar de uno de los rostros más conocidos de la industria de seguridad y sus ponencias suelen ser de las más concurridas en cualquier evento. Con toda la polémica sobre sus lazos con el Kremlin de telón de fondo, la asistencia a sus charlas no ha hecho sino aumentar, como ha quedado patente en la última ponencia del ejecutivo, que ha tenido lugar hoy en Berlín, y a la que ha acudido TICbeat.

Durante su intervención, Eugene Kaspersky ha diferenciado entre los ciberataques que se realizan frecuentemente por personas sin demasiada experiencia (“esos pueden proceder de cualquier lugar del mundo y encontramos documentos escritos en multitud de idiomas“) y los que son llevados a cabo por verdaderos profesionales. Esos son todos rusos, porque los ingenieros rusos son los mejores del mundo. Nuestro sistema educativo todavía funciona muy bien y los niños que estudian informática son capaces de escribir código con nueve años“, explicó ante los 4.000 asistentes al Bosch Connected World 2018. “Tenemos mucho talento digital y, por eso, también exportamos muchos cibercriminales“.

En la misma línea, Kaspersky ha tratado de alertar a los asistentes de las acuciantes y graves consecuencias que los ciberataques pueden tener en la línea de flotación de nuestra economía global. “Cada año, los ataques informáticos suponen un coste de 450.000 millones de dólares. El coste de la Estación Espacial Internacional es de 150.000 millones, así que con lo que suponen las ciberamenazas podríamos construir tres ISS cada año“, afirmó.

Durante su discurso, en el que no hizo ni una sola mención a la situación de su compañía en Estados Unidos, Eugene Kaspersky también comentó algunas de las ciberamenazas más recientes, desde aquellas que han afectado a la banca (como el troyano Silence, expandido en Rusia, Malasia y Armenia) o a los cajeros automáticos (como el Cutlet Maker, un kit de malware que enseña a hackear una de estas máquinas paso a paso y, luego, tan solo pide un pago de 5.000 dólares como licencia para empezar a piratear a los indefensos usuarios).

En la misma línea, el directivo hizo repaso del creciente escenario de inseguridad tecnológica que se abre en torno al Internet de las Cosas (“hubo solo 485 ataques detectados contra dispositivos IoT en 2015, en 2017 registramos más de 33.684”, afirmó) contra sistemas industriales SCADA y, paradójicamente, también en torno al sabotaje estatal o el terrorismo. “Tristemente veremos cada vez más ataques de este tipo“, se limitó a comentar. “Estamos en una economía global en la que los cibercriminales también son globales. Este es el escenario en que nos movemos ahora.”

Kaspersky y el espionaje ruso

A lo largo de 2017 se sucedieron los rumores de la vinculación entre la compañía fundada por Eugene Kaspersky y el gobierno de Vladimir Putin, que llevaron a la inteligencia estadounidense a poner públicamente en duda la fiabilidad de sus productos. La situación derivó en una investigación parlamentaria tras la cual las soluciones de ciberseguridad de la compañía quedaron excluidas de los sistemas públicos de la administración estadounidense y el FBI llegó a desaconsejar su uso en empresas privadas.

Hasta el momento, Kaspersky ha negado la mayor en todo momento, asegurando en varios comunicados oficiales que “no ha recibido ninguna evidencia que acredite la participación de la compañía en el supuesto incidente, es lamentable que la cobertura de noticias de reclamaciones no probadas continúe perpetuando acusaciones sobre la compañía”.

*Fotografía de portada: Bosch

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.