Seguridad

La verdadera razón por la que no puedes pasar agua por el control del aeropuerto

La verdadera razón por la que no puedes pasar agua por el control del aeropuerto

Aunque a muchos pasajeros les dé rabia deshacerse de esa botella de agua sin abrir que querían transportar para aliviar la sed durante el vuelo, está prohibido subirlas al avión por motivos más que consistentes.

Turistas y personas que viajan con regularidad están harto acostumbradas a no poder subir su botella de agua al avión debido a la adopción de medidas de seguridad que limitan la cantidad de líquidos que los pasajeros pueden llevar consigo cuando pasan los controles de seguridad de los aeropuertos. Cabe destacar que no solamente el agua, sino que los líquidos incluyen jarabes, sopas, toda clase de bebidas, cremas, pastas, aceites, lociones, geles, perfumes o aerosoles, entre otras.

La decisión de prohibir determinadas clase de líquidos a bordo de los aviones fue tomada después de que se destapase un complot terrorista hace más de una década. Sucedió en 2006 dentro de la Operación Overt, una operación de vigilancia entre MI5 y la policía de Londres, una información revelada por Steve Hersem, el antiguo subdirector de la división HUMINT de la CIA de Estados Unidos y cuyas declaraciones se recogen en la nueva serie de Netflix Terrorism Close Calls,.

Más de la mitad del tráfico de las aerolíneas proviene de bots dañinos

Abdulla Ahmed Ali era un terrorista cuyo equipaje fue rastrado en su regreso a Reino Unido. Los expertos en inteligencia hallaron que en sus maletas había una bebida elaborada con polvo naranja y muchas baterías. Así, las autoridades vieron cómo creaba un agujero en ella para que pareciese que estaba sin abrir, pese a que contenía líquido explosivo.

La investigación también incluyo vigilancia secreta con cámaras y dispositivos de escucha, que reveló la existencia de un laboratorio de bombas en el piso del sospechoso y también destapó la identidad de varios de sus cómplices. El plan de los terroristas incluía ataques con explosivos en siete aviones que viajaban de Londres a América del Norte, empleando un líquido derivado de peróxido de hidrógeno en los aviones.

A raíz de este suceso diversos gobiernos, incluido el británico y el estadounidense prohibieron que se pudiese introducir en los aviones grandes cantidades de líquidos, razón por la cual las aerolíneas prohíben recipientes superiores a los 100 ml, puesto que este formato no es suficiente para provocar explosiones. En la web de AENA se especifica que estos líquidos deben estar contenidos a su vez en una bolsa de plástico transparente con sistema de apertura/cierre y de capacidad no superior a 1 litro.

Si el pasajero tuviese que llevar durante el viaje algún líquido por necesidades médicas o necesidad de dietas especiales se recomienda que lleve consigo la receta médica o justificación de su condición particular.

Fuente | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.