Motor Tecnología

California actualiza sus normas sobre el coche autónomo tras las quejas de Waymo y Tesla

coche-autonomo

A partir del próximo verano, se podrán hacer pruebas con coches autónomos sin que un conductor de carne y hueso esté a bordo.

California se ha convertido en el epicentro de la conducción autónoma, en el lugar elegido por las principales compañías tecnológicas para probar sus vehículos sin humanos al volante. Tan sólo en ese estado, Waymo ya llevaba rodadas más de 635.868 millas (algo más de 1 millón de km) en 2016, por las 550 millas de conducción autónoma de Tesla.

Quizás por ello es tan relevante la consulta pública del Departamento de Vehículos Motorizados de California realizada a comienzos de año, en la que los distintos actores del sector pudieron expresar sus preocupaciones y ansias de mejora en la regulación existente. Un proceso que ha culminado este miércoles cuando el organismo ha revelado sus nuevas reglas para los tests con coches autónomos.

Entre las principales novedades encontramos que las marcas podrán probar vehículos autónomos sin que un conductor vaya detrás del volante, así como el uso público de vehículos equipados con tecnología autónoma.

Waymo: el coche autónomo de Google ya es mayor de edad

Entre otras mejoras, California también permitirá que las compañías reciban permisos de hasta dos años de duración. La regulación revisada también aclara que se podrán montar pasajeros en estos coches de última generación siempre y cuando no paguen por ello, así como que estos automóviles estarán obligados a seguir todas las leyes estatales “excepto cuando sea necesario para la seguridad de los ocupantes del vehículo” y otros usuarios de la vía.

En lo que no varía la nueva norma es en la limitación de no poder hacer pruebas de conducción autónoma con vehículos comerciales de 10.000 libras o más (4.500 kg), como algunas firmas tecnológicas y automotrices habían solicitado.

Estas reglas entrarán en vigor en junio de 2018, siempre y cuando el Congreso de Estados Unidos no se interponga restringiendo la capacidad de los estados de gestionar sus propias limitaciones a esta incipiente tecnología.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.