Tecnología

Del email a las redes: algunas ideas para ordenar tu vida digital

Te aportamos valiosos consejos para ordenar tu vida digital

¿Te vuelves loco entre tantos gadgets tecnológicos, constantes notificaciones en el email y en las redes sociales o la adicción que suponen las aplicaciones de mensajería instantánea? Te aportamos algunas claves para tener una vida digital más ordenada y productiva.

Si tuviésemos que definir la vida contemporánea con un solo adjetivo, este sin duda sería frenética. Jornadas largas, múltiples tareas y la irrupción de la tecnología como vector de muchos trabajos y complementos de otros. Aunque en muchos casos resulta una bendición, también es fundamental aprender a gestionarla. Como dice Julia Hobsbawm en su nuevo libro titulado Fully Connected, “estamos camino a una crisis de salud si no equilibramos vivir cara cara y la tecnología, descubriendo dónde está el interruptor”. 

5 consejos de gestión del tiempo para freelances, autónomos y pymes

Para evitar procrastinar y que tus objetivos se pierdan en el vacío, o ser presa de las distracciones tecnológicas y de la falta de disciplina y fuerza de voluntad, he aquí unos pequeños consejos que puedes llevar a cabo en tu rutina diaria. La clave está en reiterarlos hasta que se conviertan en hábitos, así como eliminar todas aquellas costumbres dañinas que conducen al desorden organizativo, la falta de productividad y las pérdidas constantes de tiempo. 

Consejos para ser más organizado a nivel digital

  • El correo electrónico, solamente dos veces al día: En su libro, Unsubscribe, el autor Jocelyn K Glei argumenta que el correo electrónico activa un impulso primario en nuestro cerebro para buscar recompensas. Es decir, que seguimos esperando que lleguen buenas noticias y somos adictos a nuestra propia nuestra bandeja de entrada, que miramos automáticamente, viendo nuestra productividad por los suelos. Es mejor dedicar dos ratos de media hora cada día para comprobar el correo electrónico, responder emails y hacer limpieza. Durante el día, solo atiende a los asuntos urgentes.
  • No confíes en tu memoria y anota todo lo importante: El valor de tener una agenda sigue vigente para ayudarte a destacar aquellas tareas en la que necesitas concentrarte y tener a mano recordatorios de asuntos pendientes. Dedica unos minutos al final del día para anotar una lista de objetivos y tareas para el día siguiente, o en alguna ocasión, depender solamente de tu memoria te acarreará algún disgusto. En lugar de papel y boli, puedes emplear alguna aplicación.
  • Orden, orden, orden: Un despacho o habitación desordenada es síntoma de falta de productividad y constantes pérdidas de tiempo para encontrar tu cargador del teléfono, tu tarjeta de crédito o la memoria USB. Especialmente si trabajas desde casa, debes habilitar el espacio con las adecuadas condiciones lumínicas y materiales, así como contar con la infraestructura adecuada, como un buen equipo y una silla adecuada. Y por supuesto, echarte un cable bloqueando distracciones con el siguiente listado de apps.
  • Encuentra el sistema de organización idóneo para ti: Puedes ordenar tus documentos de forma alfabética en ficheros, o según su uso, y lo mismo para las facturas. No dejes que el escritorio de tu ordenador se convierta en la selva amazónica y mantén ordenadas tus diferentes carpetas, o de lo contrario, cuando quieras buscar un archivo o encontrar un proyecto, perderás mucho tiempo en hacerlo. Para ello, destina al orden unos minutos al acabar la jornada laboral. También es importante que encuentres tiempo para la propia organización, actualizando tu Google Calendar, borrando archivos innecesarios u añadiendo nueva información a tu LinkedIn.
  • Listas mágicas: Las listas son una fórmula que nunca pierde vigencia para estimular tu motivación y tu productividad, además de para ordenar todas aquellas actividades que tienes. Ir tachando las tareas individuales que vas cumpliendo es un pequeño premio, especialmente si te pones ciertas recompensas al acabar el día y realizas descansos periódicos para no fatigar tu mente. Mientras, rechaza el uso de toda tecnología que te distraiga, como pasarte veinte minutos vagando por el Facebook cuando una deadline está a punto de expirar.

 

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.