Motor

Esta es la novedad de los coches eléctricos de Mazda que hace que tengan autonomía

En 2038 se venderán más vehículos eléctricos que tradicionales

Mazda lanzará al mercado en el año 2020 un coche eléctrico único gracias a su motor rotativo que lo diferencia del resto de sus competidores. Te contamos las principales ventajas de este motor que puede ser la solución para que los coches eléctricos tengan autonomía.

Mazda lanzará al mercado sus primeros coches eléctricos en el año 2020, y lo hará con una novedad que hace que se desmarque del resto de vehículos eléctricos: el uso de una tecnología de autonomía extendida con un propulsor eléctrico que va asociado a un motor rotativo. Además, este propulsor rotativo funcionará gracias a gas licuado de petróleo (GLP).

La marca japonesa hace esta propuesta única de vehículo, separándose del resto de marcas que están apostando actualmente por crear pequeños motores tricilíndricos con turbo, mientras Mazda ha evidenciado que se pueden crear vehículos con motores de 4 cilindros que cumplan las normas impuestas en la fabricación.

En el año 2020 se lanzarán al mercado dos modelos de vehículos eléctricos por Mazda, uno que será corriente, con baterías, y el segundo que es el que llevará la tecnología de autonomía extendida.

La tecnología de autonomía extendida

motor mazda

Motor rotativo de Mazda. Imagen: Mazda

La tecnología de autonomía extendida es el pequeño motor rotativo el cual acciona un alternador. Este alternador produce la energía eléctrica que necesita el coche para no pararse cuando se agota su batería.

Las ventajas de tener un coche eléctrico en España

Así, se soluciona el problema de la autonomía de los vehículos eléctricos, por ejemplo para poder hacer viajes más largos, y se elimina el riesgo de quedarse con el coche tirado a causa de que se acabe la batería.

Es decir, el motor rotativo de alto rendimiento puede recargar la batería del coche cuando sea necesario. Este motor rotativo tiene pequeñas dimensiones y elevada potencia, y es compatible con la utilización de combustibles gaseosos, por lo que puede funcionar con gas licuado de petróleo (GLP).

Mazda ya había utilizado estos propulsores rotativos en otros de sus vehículos, como por ejemplo en el modelo RX-8 que fabricaron en el año 2010 en su versión de hidrógeno (lo utilizaba como carburante), informa El Confidencial.

La marca nipona apuesta por tanto por los motores térmicos combinados con tecnologías eléctricas.

Este nuevo modelo y el vehículo con batería de Mazda son las ofertas eléctricas principales de Mazda, aunque todavía no han anunciado cuál será su coste y dónde será posible adquirirlos en el año 2020 cuando se lancen al mercado.

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández