Motor

Softbank y Toyota se alían en el desarrollo de coches autónomos con fines comerciales

Toyota y Sofbank se alían para crear, en la década de 2020, una serie de vehículos autónomos que sirvan como tiendas sobre ruedas, hospitales y otros servicios como restaurantes u hoteles en movimiento.

La carrera por el coche autónomo normalmente nos lleva hacia nombres como Waymo, Uber o Tesla. Pero también los grandes fabricantes del mundo del motor y las principales multinacionales tecnológicas al uso están trabajando intensamente en estas lides, no solo en la ideación de los coches como los entendemos, sino también de vehículos comerciales más ambiciosos.

En ese último marco hemos de entender la reciente alianza entre Toyota y el gigante Softbank, quienes han anunciado una nueva empresa conjunta para combinar la experiencia de fabricación de la firma japonesa con la tecnología de Softbank para recopilar y analizar datos de transporte, garantizando que los coches se gestionen de manera eficiente y estén disponibles cuando y donde se necesiten.

Toyota invertirá 2.800 millones de dólares en su software de conducción autónoma

Monet, que así se llamará la joint venture, tendrá como principal objetivo la creación de una plataforma para operar vehículos autónomos que se utilizarán como tiendas sobre ruedas, hospitales y otros servicios como restaurantes u hoteles en movimiento. Todo ello en un mundo con muchos menos vehículos de propiedad personal y un uso más colectivo y eficiente de las carreteras y espacios públicos.

En concreto, Toyota y Softbank trabajarán juntos para desarrollar el servicio de movilidad multiuso -llamado ‘e-Palette’- anunciado por la automotriz en el pasado CES de Las Vegas. Las dos compañías planean ahora implementar este servicio de conducción autónoma basado sobre el concepto de ‘e-Palette’ durante la segunda mitad de la década de 2020.

Softbank tendrá algo más de la mitad de la sociedad, debido principalmente a la mayor aportación de esta compañía en el capital de la nueva compañía, estimado en una inversión inicial de 17,5 millones de dólares. Y, como es obvio, Japón concentrará la mayor parte de la atención y los recursos destinados a esta labor… al menos en un momento inicial.

 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.