Motor

¿Y si nos equivocamos al querer que los coches eléctricos tengan carga rápida?

Escrito por Redacción TICbeat

La carga de coches eléctricos es uno de los puntos más controvertidos y recurrentes. Tenemos frente a nuestros ojos diversas posibilidades y tipos de baterías, así como modalidades de puntos de carga. El gran problema sigue estando en el tiempo que hay que esperar para que la batería se cargue.

No hace falta ponerse a echar números para comprobar que uno de los puntos de la carga más caros en los que parece estar centrándose toda la atención de los fabricantes de coches eléctricos, son las tecnologías de carga rápida. Pero, ¿son de verdad una de las opciones más factibles a la hora de tener nuestro coche eléctrico listo en apenas unos minutos? Parece que hay más posibilidades, aunque no sabemos cuál será su futuro.

Cómo se hackea un coche eléctrico (para cargar otro gratis)

Dado que a la tecnología de carga rápida en el mundo de las cuatro ruedas todavía le queda mucho recorrido –y margen de mejora– por delante, vamos a recordar una posibilidad que pareció diluirse hace unos años: la sustitución de baterías en el momento en una estación de carga por otras ya cargadas. Ahora, parece renacer de sus cenizas.

Better Place se fue… ¿para volver?

Hace ya unos años que quebró la empresa Better Place. Se trataba de una compañía que tenía como modelo de negocio ofrecer como posibilidad para los coches eléctricos una serie de estaciones de cambio de batería “en el momento”.

Esto parecía una buena solución sobre todo de cara a los viajes más largos, en los que resulta prácticamente inviable (o por lo menos poco deseable) pasar dos o tres horas esperando a que la batería del vehículo volviese a estar a tope. Así que lo que ofrecían era una batería completamente recargada para cambiar por la tuya en apenas 5 minutos. 

Y aunque como ya decimos, esta empresa acabó fracasando, parecen volver a querer intentar algo bastante similar. Esta vez una compañía llamada Ziv Av Engineering va a resucitar de nuevo este tipo de tecnología en la ciudad china de Nanjing, en este caso para autobuses eléctricos de BYD. 

Baterías coche eléctrico

La principal diferencia con respecto al sistema que tenían implantado para coches, es que los autobuses tendrán más de un pack de baterías. El proyecto consistirá en que tendrán que construir la friolera de 7.000 estaciones de carga, de forma que los autobuses puedan circular las 24 horas del día sin ningún tipo de problema. El autobús llega, le ponen unas baterías completamente cargadas retirando las anteriores, ¡y a rodar!

Eso sí, los modelos de estos autobuses eléctricos tendrán que ser modificados para poder contar con una batería que pueda cambiarse en el momento de forma rápida y sencilla, sin complicación. Si todo va bien, este sistema acabará por extenderse a los taxis de esta misma ciudad.

Una solución que quizás deberíamos replantearnos

El resurgir de sus cenizas de esta empresa nos hace plantearnos si esto es realmente una solución para el coche eléctrico y porqué fracasó estrepitosamente en su momento. Y es que el tiempo de carga sigue siendo uno de los principales hándicaps de la movilidad eléctrica, algo que todavía no ha podido solventarse del todo más allá de los súpercargadores de Tesla o carga rápida.

¿Cuánto cuesta tener un coche eléctrico en España?

Por eso nos fascina ver cómo esta empresa especializada en diferentes sectores de la ingeniería, ha vuelto a apostar por ese concepto de cambio de baterías “in situ”. Quizás en su momento no se entendió el proceso o se dio de lado en pro de otras tecnologías que pensábamos llegarían pero que no han acabado de despegar.

La sustitución de las baterías por otras ya cargadas se producía cuando el coche llegaba a una estación en la que en apenas unos minutos tenía el coche listo para seguir funcionando, sin ningún tipo de mejora ni nada parecido. No era tan complejo.

¿Por qué fracasó Better Place?

Baterías reemplazables coche eléctrico

Por supuesto, si en su momento fracasó fue por algo. Por algún motivo no tuvo la aceptación de los usuarios ni del mercado. Y entre los motivos encontramos los siguientes:

  • Better Place apostaba firmemente porque los fabricantes de vehículos llegarían a entendimiento para hacer baterías de coches en tamaños y formas estándar. Algo muy complicado, ya que hasta dentro de un mismo fabricante se crean distintos tipos de baterías.
  • La única empresa a la que convenció de su sistema fue Renault, que comenzó a fabricar coches compatibles con este sistema de cambio de baterías.
  • Los conductores tenían que hacer más kilómetros para poder llegar a las estaciones de cambio de batería.
  • Cada usuario tenía que comprar un plan de kilometraje mensual. Una cuota fija todos los meses para tener acceso a este servicio que su fundador comparó con la de los teléfonos. Esto podía ser un problema… o no.
  • No consiguió despegar económicamente: su último año apenas ganó unos 5,3 millones de euros.

Ventajas y desventajas del cambio de batería instantáneo

Después de entender todo este concepto lo que acertamos a plantearnos es que, como todo, tiene sus ventajas y desventajas. Si el modelo de negocio mejora y supera todos los errores cometidos en el pasado, la realidad es que el cambio de baterías de coches eléctricos en el momento puede ser una estupenda alternativa para la movilidad eléctrica tanto de particulares como de transporte colectivo.

Entre las principales ventajas destacaríamos:

  • Rapidez de carga tanto en ciudad como en puntos estratégicos de carga en carretera: apenas se tardan 5 minutos.
  • Sencillez del mecanismo: llegas como si un túnel de lavado se tratase, dejas el coche sobre una plataforma y un sistema robotizado te cambia la batería sin carga por otra que está “a tope”.
  • No tienes que preocuparte por la batería que dejas, se la quedan en la estación para cargarla para el siguiente coche.
  • Tendrías varias estaciones en puntos estratégicos de tus viajes para continuar el camino sin preocuparte.

Y entre las principales desventajas a superar: 

  • Coste de las estaciones.
  • La gran cantidad de estaciones que haría falta construir en poco tiempo para que esto fuese realmente factible y rentable para los usuarios.
  • Falta de consenso entre los fabricantes para unificar el tipo de batería en sus modelos (e incluso en un mismo fabricante)

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.