Tecnología

Trucos y consejos para eliminar malos olores de tu horno

limpiar horno

Saber cómo reconocer y eliminar los malos olores de tu horno es importante, y no solo por lo desagradable que es cocinar tu comida dentro de un electrodoméstico que apesta: a veces el olor procedente del horno es señal de peligro.

Pasar un estropajo con un poco de agua y jabón no es suficiente para eliminar los malos olores de tu horno. El olor puede deberse a varios motivos y según cual sea deberas limpiarlo de una manera u otra.

Pero debemos tener especial cuidado. A veces la peste procedente de tu horno puede ser señal de peligro, siendo aún más importante saber diferenciar los distintos olores y lidiar con ello cuanto antes.

7 cosas de la casa que deberías limpiar cada semana, si no quieres acumular bacterias

Te explicamos los tres olores más comunes que puedes encontrar en tu horno, la causa y la mejor solución para cada caso.

  • Olor químico: Si tu horno es nuevo es normal que expulse un olor químico al principio pero tranquilo, no es nada de lo que preocuparse y tiene arreglo. Para eliminarlo lo primero que debes hacer es lavar el horno bien con agua y jabón, incluidas las bandejas. Después enciende el ventilador y abre las ventanas y pon el horno a entre 200º y 280º durante 30 minutos. Deja que enfríe y vuelve a pasar el trapo con agua y jabón una última vez.
  • Olor a quemado: Este es el olor más común y es fácil deshacerse de él, el método depende de si tu horno tiene función lavado o no. En caso de que sí saca las bandejas y pon el modo lavado; mientras tanto mezcla vinagre y agua para después limpiar el horno cuando se enfríe. En caso de que no tenga modo limpieza puedes optar por lo siguiente: antes de nada saca las bandejas y lávalas en agua caliente con jabón; después saca todos los trozos de comida del interior del horno. Ahora toca preparar el producto que quitará el olor definitivamente; mezcla 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y uno de agua y embadurna la pasta por todo el horno. Tras dejar que repose toda la noche coge un estropajo y, con agua caliente, quita la mezcla de bicarbonato y agua. Por último, llena un bote de spray con vinagre y agua por partes iguales y elimina los últimos restos de la pasta con papel de cocina.
  • Olor a huevo podrido o azufre: Este es el olor con el que deberás tener cuidado, ya que puede significar que tienes una fuga de gas. Apaga el horno inmediatamente y sal de casa; después llama a tu compañía proveedora o al 112 para que vengan a solventarlo cuanto antes ya que puede ser causa de incendios o explosiones. Si sabes dónde se encuentra el contador del gas y no está dentro del hogar ve a apagarlo y espera a que lleguen los profesionales.

Vía | cnet

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.