Entretenimiento

Así es el agujero más profundo del mundo en el salvaje oeste ruso

Así es el agujero más profundo del mundo en el salvaje oeste ruso

Echándole un ojo a la foto de portada, lo más probable es que te parezca la puerta oxidada de un viejo pozo o un montón de chatarra. ¿Y si te dijeramos que es la entrada al agujero más profundo del mundo?

El agujero más profundo jamás cavado en nuestro planeta se encuentra en el oeste de Rusia, en el óblast de Múrmansk, a 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Zapoliarni, en el territorio del Escudo Báltico. El gran disco de metal atornillado al suelo que lo protege es una tapa soldada con autógena. ¿Debajo de ella? Nada más y nada menos que doce kilómetros que se hunden hacia el interior terrestre. 

Para hacerte a la idea de su dimensión, es más profundo que el punto más profundo del océano: la Fosa de las Marianas. Se llama Pozo Superprofundo de Kola (KSDB o SG-3) y aunque pudieras haberlo pensado, no está vinculado a la extracción de combustibles fósiles, sino que su realización se debe a la investigación científica. En concreto, nació como proyecto de prospección de la URSS en la década de los setenta para profundizar en la corteza terrestre.

Los 11 lugares más raros del mundo

La iniciativa nació para investigar la litosfera en el lugar donde la discontinuidad de Mohorovičić se acerca a la superficie de la Tierra. El pozo se ubica entre la corteza (basalto) y el manto superior o sial (silicato de aluminio). La perforación comenzó el 24 de mayo de 1970, en la península de Kola, usando perforadoras Uralmash-4E y, posteriormente, Uralmash-15000. Se abrieron varios pozos y el de carácter más profundo se completó en 1989, creando la mayor perforación nunca vista.

La verdad es que sabemos menos acerca de lo que está bajo nuestros pies que lo que está del otro lado del Sistema Solar”, explica Hank Green en este episodio de 2014 de SciShow. De este pozo aprendimos mucho: que existe agua a doce kilómetros dentro de la corteza terrestre, mientras que en torno a los siete kilómetros de profundidad aparecieron fósiles microscópicos de 24 especies de organismos unicelulares muertos.

También obtuvieron acceso a rocas de hace 2.700 millones de años, lo cual es asombroso, debido a que la temperatura está alrededor de los 180 grados Celsius. La investigación también implicó campos de estudio como las discontinuidades sísmicas y el régimen termal en la corteza de tierra, la geofísica de la litosfera o los métodos para el estudio geofísico profundo.

Crédito de la imagen | Rakot13/Wikimedia Commons/CC BY-SA 3.0

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.