En una escena de Cazafantasmas II el personaje de Dana Barret abre el grifo para preparar un baño y de este comienza a salir un fluido rosa que quiere atacarla.

Pues algo similar les sucedió a los aldeanos de un pueblo italiano, aunque con una sensación más grata.  El líquido rosado que salía de sus tubería no era un fluido asesino sino nada más y nada menos que Lambrusco Grasparossa producido en la zona.

El suceso ocurrió el pasado miércoles en el pueblo de Settecano, en la región norteña de Emilia-Romaña, precisamente zona conocida por su producción de esta bebida, como recoge el medio local Gazzetta di Modena.

Científicos españoles mejoran la crianza de vino tinto con ultrasonidos

Un fallo en el sistema de una bodega de la región provocó que el vino comenzara a fluir por el sistema de tuberías hasta los grifos de las casas cercanas.

La bodega local, Cantina Settecani, está conectada al suministro público de agua de la localidad. Un fallo en una de sus válvulas provocó que en lugar de canalizar el agua hacia su planta de embotellado, el vino comenzara a fluir en la otra dirección, es decir, hacia los hogares del pueblo.

El error fue detectado tan solo una hora después. Pero tiempo suficiente para que unos 1.000 litros de DOP Lambrusco Grasparossa Castelvetro premium salieron por los grifos de particulares, según recoge The Telegraph.

El consejo local emitió una disculpa por el incidente en Facebook, donde si bien algunos vecinos se mostraron preocupados de que algo así hubiera podido ocurrir, otros en cambio se lo tomaron de manera más festiva.

“Bien hecho, transformar el agua en vino no es algo para todos, ahora veamos qué podéis hacer con los panes y los peces”, reta uno de los usuarios en Facebook.

Que lambrusco de alta calidad salga de manera gratuita de tu grifo no es algo que vaya a pasarte todos los días. Por ello más de uno no quiso desaprovechar la oportunidad de disfrutar de la bebida.

“No hubo impacto en la salud de las personas. Pedimos disculpas por las molestias, aunque mucha gente lo ha disfrutado” afirmó Fabrizio Amorotti, gerente comercial de la bodega a The Telegraph.

“Varios lugareños nos llamaron para contarnos lo que sucedió y para decirnos que estaban ocupados embotellando el vino “.

*Artículo original publicado en Business Insider