Entretenimiento

¿Qué pasa en realidad cuando te tragas un chicle?

¿Qué pasa en realidad cuando te tragas un chicle?

Seguramente uno de los mayores temores de tu infancia era la posibilidad de tragarte un chicle: las leyendas urbanas hablablan de ahogarte o de que se quedaría para siempre pegado a las paredes de tu estómago. Pero, ¿qué es lo que sucede en realidad?

Los chicles son adictivos y saciantes: engañan a tu cuerpo con la masticación, produciendo saliva y reduciendo la sensación de hambre. Puesto que tragas aire, la goma de mascar también puede provocar gases. ¿Y qué sucede si te tragas un chicle accidentalmente? En realidad, aunque generase antaño un pánico infantil arastrado y mantenido durante generaciones y generaciones, hay poco de lo que preocuparse. 

El material del que está hecho el chicle no puede ser digerido, pero si te lo tragas, la goma de mascar atravesará tu sistema digestivo y quedando intacto, será expulsado de nuevo al exterior a través de tus heces, aproximadamente unas cuarenta horas después. No existe razón para acudir a un médico, ni mucho menos a urgencias. Tampoco debería desencadenar ansiedad ni ningún quebradero de cabeza. En definitiva, no es peligroso.

Emulando a Willy Wonka: crean un chicle infinito que jamás pierde el sabor

Sin embargo, si tragases grandes cantidades de chicle en un corto período de tiempo, esto sí que podría causar un bloqueo en sus intestinos. Los síntomas de este fenómeno suelen incluir dolor abdominal y estreñimiento, a veces acompañados de vómitos. Si cree que tiene un bloqueo intestinal por cualquier motivo, deberías consultar a su médico.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el chicle se hacía con la savia del árbol de zapote centroamericano, a la que se incorporaban saborizantes adicionales. La mayorá de chicles de hoy en día están hechos de base de goma, combinación de polímeros, plastificantes y resinas. Por lo general, se mezcla con suavizantes, conservantes, edulcorantes, colorantes y saborizantes de grado alimenticio. A menudo, la goma tiene un recubrimiento de poliol duro o en polvo.

Los ingredientes exactos y las medidas de los ingredientes en las bases de la goma de mascar equivalen los “secretos comerciales” de propiedad intelectual de los fabricantes de goma. En cuanto a su valor nutricional, como el de muchos refrescos, es mínimo. Muchos consideran que ni siquiera debería ser aceptado como alimento ya que forman parte de él productos que se emplean para artículos no alimentarios como pegamento o bolsas de plástico.

No se recomienda que los niños muy pequeños, aquellos que no comprenden que no deben tragarlo, consuman este producto.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.