Educación

5 trucos avalados por la ciencia para aprender cualquier cosa más rápido

5 trucos para aprender cualquier cosa más rápido

Si tienes el firme propósito de aprender más rápido cualquier conocimiento, disciplina, idioma o habilidad, prueba a hacerlo con algunas de las siguientes cinco técnicas avaladas por estudios y expertos.

Ya sea una nueva tecnología, un idioma extranjero o una habilidad avanzada, todo el mundo desea aprender cosas nuevas. No hay edad límite, Internet es un repositorio gigantesco de recursos gratuitos como ensayos, tutoriales, vídeos o MOOCs. También a nivel profesional reciclarse es fundamental para fomentar el talento y mantenerse competitivo dentro del mercado laboral. De hecho, según un estudio realizado en marzo de 2016 por el Centro de Investigación Pew, casi dos tercios de los trabajadores estadounidenses han realizado algún curso o han buscado capacitación adicional para avanzar en sus carreras.

Cómo aprender varios idiomas a la vez, según los expertos

Los resultados de seguir aprendiendo abarcan la ampliación de la red profesional, acceder a un nuevo trabajo con mejores posibilidades o cambiar la trayectoria profesional. Ya sea por placer o por ambición laboral, si deseas seguir aprendiendo nuevos conocimientos, destacamos cinco técnicas avaladas por la ciencia para retener las cosas más rápido. 

Enséñaselo a otra persona

Enseñar

De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Washington en St. Louis, si imaginas que debes enseñarle a otra persona el material o la tarea que estás tratando de comprender, puedes acelerar tu aprendizaje y recordar más. De acuerdo con John Nestojko, un investigador postdoctoral en psicología y coautor del estudio, la expectativa cambia tu mentalidad para que participes en enfoques de aprendizaje más efectivos que aquellos que simplemente aprenden a pasar una prueba.

“Si te preparas para enseñar, tenderás a buscar puntos clave y organizar la información en una estructura coherente”, escribe Nestojko. “Nuestros resultados sugieren que los estudiantes también recurren a este tipo de estrategias de aprendizaje efectivas cuando esperan enseñar”.

Aprende en cortos lapsos de tiempo

Tiempo

Expertos en el Centro para el Éxito Académico de la Universidad Estatal de Louisiana sugieren dedicar de 30 a 50 minutos para aprender nuevo material. ¿La razón? Destacan que menos de 30 minutos no es suficiente, pero que llegar a la hora de golpe es demasiada información para que su cerebro la asimile a la vez.

También es importante destinar al menos cinco o diez minutos de descanso entre sesiones. Por otra parte, es muy importante prepararse para las sesiones de micro aprendizaje, mediante notas a mano, repaso de conceptos difíciles o diagramas.

Toma notas a mano

Toma notas

Como ya analizamos en profundidad en este post, tomar notas a mano implica muchas ventajas con respecto a emplear el ordenador. Entre otras ventajas, te ayuda a procesar mejor la información, potenciar tu memoria, mejorar la comprensión lectora e incrementar la capacidad de análisis y síntesis. También favorece la creatividad y el pensamiento crítico, combate el deterioro cognitivo, lucha contra el estrés, previene las distracciones y mejora la concentración.

Investigadores de la Universidad de Princeton y la UCLA descubrieron que cuando los estudiantes tomaban notas a mano, escuchaban más activamente y podían identificar conceptos importantes. Tomar notas en formato digital conduce a una transcripción sin sentido. “Los estudiantes que tomaron notas en las computadoras portátiles tuvieron peor en las preguntas conceptuales que los estudiantes que tomaron notas a mano”, afirmó la coautora y profesora de psicología de la Universidad de Princeton, Pam Mueller.

Utiliza el poder de tu espacio mental

Espacio mental

Si bien suena contraintuitivo, puedes aprender más rápido cuando practicas el aprendizaje distribuido o el “espaciamiento”. En una entrevista con The New York Times, Benedict Carey, autor de “Cómo aprendemos: la sorprendente verdad sobre cuándo, dónde y por qué sucede” , dice que aprender es como regar un césped. “Se puede regar un césped una vez por semana durante 90 minutos o tres veces por semana durante 30 minutos”, concluyendo que la “separación del riego durante la semana mantendrá el césped más verde con el tiempo”.

Para conservar el material, Carey dijo que es mejor revisar la información uno o dos días después de haberla estudiado por primera vez. “Una teoría es que el cerebro en realidad presta menos atención durante los cortos intervalos de aprendizaje”. De este modo, repetir la información en un intervalo más largo, unos días o una semana después envía una señal más fuerte al cerebro de que necesita conservar la información.

Duerme entre sesiones

Dormir

El tiempo de inactividad es importante cuando se trata de conservar lo que aprendes, y dormir entre sesiones de estudio puede aumentar tu memoria hasta seis meses después, según una nueva investigación publicada en Psychological Science.

En un experimento realizado en Francia, a los participantes se les enseñó la traducción al swahili de 16 palabras en francés en dos sesiones. Los participantes en el grupo “vigilia” completaron la primera sesión de aprendizaje en la mañana y la segunda sesión en la tarde del mismo día, mientras que los participantes en el grupo “dormido” completaron la primera sesión en la noche, durmieron y luego completaron la segunda sesión.

Los resultados revelaron que aquellos participantes que habían dormido entre sesiones recordaron aproximadamente 10 de las 16 palabras, en promedio, mientras que los que no habían dormido recordaron solo aproximadamente 7.5 palabras.

Fuente | Fast Company

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.