Si vives de alquiler y no es el primer año que presentas la declaración de la Renta, sabrás que desde 2015 no existe una deducción por alquiler a nivel estatal a la que puedas acogerte. Hasta esa fecha, los inquilinos con bases imponible inferiores a 24.000 euros podrían deducirse un 10,05% de lo pagado durante el año fiscal en concepto de arrendamiento, una ventaja de la que aún disfrutan quienes firmaron su alquiler antes del 1 de enero de 2015.

Así, para encontrar una deducción similar que premie a quién paga un alquiler tenemos que buscar dentro de la normativa fiscal de cada autonomía, en las que todavía se favorece fiscalmente a los inquilinos. Cada comunidad cuenta con su propia normativa con respecto a las deducciones por alquiler, aunque en la mayoría de los casos estos incentivos se destinan a las rentas más bajas, los contribuyentes más mayores o más jóvenes y a los contribuyentes con discapacidad reconocida.

Cómo acceder a tus datos fiscales para ir preparando la Renta 2020

Sin embargo, hay excepciones. En La Rioja y Murcia, por ejemplo, no hay ninguna ventaja fiscal para el alquiler, en las otras 15 autonomías hay incentivos para los inquilinos. Como excepción, en 4 comunidades, Aragón, Baleares, Castilla y León o País Vasco, ofrecen además deducciones para los caseros.

Por ello, es importante que, si vives de alquiler, tengas en cuenta en qué comunidad autónoma vives y tributas a la hora de rellenar tu declaración de la Renta y aplicar las deducciones a las que tienes derecho. A continuación se detallan las 15 comunidades autónomas que ofrecen deducciones sobre el alquiler.

Andalucía

Andalucía
  • Qué deducciones ofrece: un 15% de lo pagado por el alquiler de vivienda habitual durante 2019, hasta un máximo de 500 euros por año.

  • Quién puede disfrutarlas: menores de 35 años con una base imponible menor que 19.000 euros anuales en una declaración individual o menor que 24.000 euros en la conjunta.

Aragón

teruel
  • Qué deducciones ofrece: para la dación en pago, permite deducir un 10% de las cantidades pagadas en 2019, hasta un tope de 4.800 euros. Para los arrendadores, es posible deducir un 30% de la parte de cuota íntegra autonómica del IRPF que corresponda a los rendimientos del capital inmobiliario y que se suma a la desgravación estatal.
  • Quién puede disfrutarlas: para alquiler, es necesaria la adjudicación de la vivienda habitual como pago de la deuda pendiente de la hipoteca y una base imponible y de ahorro inferior a 15.000 euros, en declaración individual, y 25.000 euros, en la conjunta. Para los caseros, es necesario haber puesto el inmueble a disposición de la administración autonómica