Empresa

¿Qué diferencia hay entre domicilio fiscal y domicilio real o legal?

domicilio fiscal real

Te explicamos las diferencias que existen entre domicilio fiscal y domicilio real o legal, cuál es la definición de cada uo y las distinciones entre personas físicas o empresas.

¿Crees que el domicilio fiscal es lo mismo que el legal? ¿Cuál debes indicar si eres autónomo? Te explicaremos de la forma más sencilla posible la diferencia entre estos conceptos.

¿Qué tipos de autónomos existen en España y cuál se adapta mejor a ti?

Como indican desde la Agencia Tributaria, el domicilio fiscal se trata del lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria. Es decir, Hacienda necesita saber dónde se encuentra un determinado contribuyente para tener con él un trato legal: notificaciones de impuestos, reclamo de documentación, multas y un largo etcétera.

Es decir, el domicilio fiscal es el lugar donde está situada la dirección o administración principal y efectiva de las actividades de un contribuyente, que puede o no coincidir con su domicilio real o legal.  Para las personas físicas, el domicilio fiscal será el lugar donde tenga su residencia habitual -o real- aunque designar un domicilio preferente a efectos de notificaciones siempre que radique en territorio español.

Pero, ¿y los autonomos?

¿Cuál debe ser el domicilio fiscal de los autónomos?

PaRA las personas físicas que desarrollen principalmente actividades económicas, en los términos establecidos en el artículo 113 de la Reglamento aprobado por Real Decreto 1065/2007, de 27 de junio, la Administración tributaria podrá considerar como domicilio fiscal el lugar donde esté efectivamente centralizada la gestión administrativa y la dirección de las actividades desarrolladas. Dicho de otro modo, el domicilio fiscal es de donde se dirige y gestiona la actividad económica del autónomo.

Si el domicilio fiscal no puede establecerse dicho lugar, desde la Agencia Tributaria apuntan a que prevalecerá aquel donde radique el mayor valor del inmovilizado en el que se realicen las actividades económicas.

¿Cuál es la diferencia entre domicilio fiscal y legal?

El domicilio legal o real es el que poseen las personas físicas o de existencia visible como lugar habitual de residencia. En el caso de las personas jurídicas o de existencia ideal es el que poseen las sociedades, asociaciones y fundaciones, consignado en los estatutos de constitución de la misma.

El domicilio fiscal debe ser comunicado al inscribirse un contribuyente por primera vez, mediante el Fomulario 460/F ó 460/J. El domicilio Fiscal Electrónico es el sitio informático seguro, personalizado, válido y optativo registrado por los contribuyentes y responsables para el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y para la entrega o recepción de comunicaciones de cualquier naturaleza.

Personas jurídicas: domicilio social vs. domicilio fiscal

Las personas jurídicas establecen como domicilio fiscal el lugar donde se realice la gestión administrativa y dirección de su negocio. Aunque lo habitual es que coincida con el domicilio social, Hacienda hace prevalecer el criterio de la gestión para determinarlo. Dicho de otro modo, no se puede elegir el domicilio que a uno le conbenga más, sino seguir las pautas estipuladas por la ley General Tributaria.

Resulta esencial elegir el domicilio social desde el principio, ya que para modificarlo deben cambiarse las escrituras y enviarlas al Registro Mercantil.Las diferencias entre domicilio social y fiscal son muy sutiles y provienen por estar contemplados en leyes diferentes. El domicilio social se define en la Ley de Sociedades de Capital mientras que la definición de domicilio fiscal lo hace en la Ley General Tributaria.

Otra de las diferencias más importantes es que el domicilio social es público -por lo que cualquiera puede acceder a él- pero el domicilio fiscal es privado y nadie más que Hacienda tiene por qué conocerlo. Para modificar este último hay que enviar el modelo 036 a la Agencia Tributaria. Aunque el domicilio social implica un cambio en las escrituras de constitución de la sociedad e inscribirlas en el Registro Mercantil correspondiente, Hacienda también tiene que ser informada.

Eso sí, en la mayor parte de las empresas los domicilios fiscal y social coinciden. 

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.