China tira del carbón como fuente de energía a medida que su producción vuelve a la normalidad. El consumo de carbón en las plantas de producción de energía del gigante asiático se ha duplicado desde principios de febrero, coincidiendo con el cierre del país para evitar la propagación del coronavirus.

La economía china se reactiva y trata de recuperar su habitual marcha y las plantas de energía del país deben dar respuesta a la creciente demanda de electricidad. A la vez, el gigante asiático no solo extrae y quema la mitad del carbón de todo el mundo sino que esto implica que sea el principal emisor de CO2 del mundo. El cierre del país para contener la epidemia del coronavirus evitó que 1.500 millones de toneladas de gases contaminantes fueran enviados a la atmósfera.

¿Qué son los mercados de carbono locales y para qué sirven?

Pero ahora las mayores plantas energéticas del país han duplicado su producción a base de carbón respecto a febrero y alcanzado las 488.800 toneladas la semana pasada, según los datos de China Coal Transport & Distribution Association que recoge Bloomberg.

El informe muestra que la demanda eléctrica en China ha empezado a crecer en marzo tras la caída experimentada los dos meses anteriores e indica que la actividad económica ha vuelto a la normalidad.

*Artículo original publicado en Business Insider