El pasado mes de julio es ya considerado como el mes más caluroso de toda la historia desde que se toman registros, y no solo ha marcado temperaturas récord en lugares como Norteamérica o Europa, sino también en sitios tradicionalmente fríos como el Círculo Polar Ártico.

No se libra ni el Ártico: hallan plástico en los huevos de aves de una isla remota

Una estación meteorológica sueca situada en el Círculo Polar Ártico ha registrado temperaturas de julio de casi 35 °C según adelanta la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). A esto hay que sumar que el nivel promedio del Mar del Ártico para julio del 2019 fue más bajo que nunca, con un 19,8 % por debajo del promedio.

Anomalías de temperatura

En concreto el día más cálido en el Círculo Polar Ártico fue el pasado 26 de julio en la pequeña ciudad sueca de Markusvinsa. Es decir, el informe recoge que en un punto concreto del Círculo Polar Ártico ha hecho exactamente la misma temperatura que en Nueva York durante el pasado mes de julio.

También en Alaska, otra zona tradicionalmente muy fría y helada, ha estado afectada por climas cálidos que han provocado que se propagara uno de los mayores incendios en esa zona en toda la historia.

Lamentablemente el incremento de temperaturas no solo se están produciendo en lugares fríos, sino también en lugares que ya de por sí eran calurosos. Si nadie frena lo inevitable, se seguirán marcando récords de temperaturas durante los próximos años, y quizás llegue un punto en que sea demasiado tarde para que la raza humana pueda tomar cartas en el asunto.