Energía Innovación

Las laderas de las montañas son fuentes secretas de energía a la espera de ser usadas

Las laderas de las montañas son fuentes secretas de energía a la espera de ser usadas

Las laderas son fuentes ocultas de energía que esperan ser desbloqueadas, según la compañía británica de energía renovable RheEnergise. La startup quiere utilizar las colinas como “baterías” que crean y almacenan electricidad para usar cuando haga falta.

Las montañas no son solamente eminencias naturales de gran valor medioambiental, lugar de vida de millones de especies o joya de la biodiversidad, sino que sus laderas podrían ser convertidas en baterías capaces de almacenar electricidad.  Una empresa británica quiere lograrlo con un fluido inventando dos veces y media más denso que el agua y que por lo tanto, puede proporcionar dos veces y media más potencia y energía cuando se libera cuesta abajo, avanzando mucho con respecto a la energía hidroeléctrica por bombeo convencional.

Bioo, la batería made in Ibiza que genera electricidad a partir de la tierra

“El sistema RheEnergise High-Density Hydro puede operar debajo de pequeñas colinas en lugar de montañas”, explica la compañía en su sitio web, ampliando la cantidad de sitios en los que se podría construir este sistema, más rápido, barato y sostenible que las represas hidroeléctricas tradicionales. Según estima la compañía, cerca de 160.000 colinas en África, 80.000 en Europa y 9.500 en el Reino Unido podrían utilizar el nuevo sistema hidroeléctrico, que no exige pendientes pronunciadas ni montañas gigantescas.

Así funciona este sistema concebido para colinas pequeñas

El funcionamiento de este innovador invento consiste en bombear en primer lugar el fluido de alta densidad cuesta arriba en momentos de baja demanda de energía, almacenándolo en un tanque de almacenamiento subterráneo. Cuando se necesita electricidad adicional, el fluido se libera cuesta abajo sobre las turbinas generadoras. Así, se devuelve a la red la energía utilizada para llevar el agua cuesta arriba.

Los llamados sistemas “hidroeléctricos de bombeo” como estos son una de las formas más antiguas de almacenamiento de energía y tradicionalmente utilizan embalses y represas para almacenar y liberar agua. Son idóneos para cerrrar las brechas en el suministtro cuando se cae la producción eléctrica o la demanda es muy alta, pero también contribuyen a compensar el carácter estacional de las energías renovables variables como la energía eólica y solar.

El sistema de RheEnergise puede funcionar en colinas con una altura de 200 metros y tiene como objetivo tener su primer sistema comercial operativo en 2024, con otros 100 sistemas operativos en la próxima década.

Imaginando un futuro renovable, avances como esto muestran vías esperanzadoras y complementarias de satisfacer el mix basado en fuentes limpias. Pese a que la pandemia sin duda ha ralentizado el crecimiento mundial de renovables, las tecnologías de generación de electricidad han demostrado ser bastante resistentes, según el informe Renewables 2020 de la Agencia Internacional de Energía.

El mercado global de almacenamiento de energía necesita crecer 100 veces su tamaño actual, según Bloomberg New Energy Finance, que estima que el mercado tendrá un valor de más de 620.000 millones de dólares para 2040. La energía hidroeléctrica de bombeo representa aproximadamente el 96% de la capacidad de almacenamiento de energía del mundo. A medida que la demanda mundial de energía crece, surge la necesidad de proyectos como este.

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.