Energía Innovación

Nuevo (y preocupante) récord de CO2 en la atmósfera

Electrocatalizadores, la llave para convertir CO2 en tela, plástico o resina

Hemos alcanzado otro hito histórico en lo que a contaminación se refiere: la concentración de gases de efecto invernadero de la atmósfera ha alcanzado un nuevo récord en el año 2018.

De continuar esta tendencia, los efectos del cambio climático serán cada vez más graves, con un calentamiento global más acusado, fenómenos meteorológicos más extremos, subida acelerada del nivel del mar y ecosistemas marinos y terrestres alterados.

Estos datos se desprenden del nuevo Boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre los Gases de Efecto Invernadero que fue publicado ayer, donde se puede ver que los niveles de gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera han ascendido hasta un límite sin precedentes.

La OMM publica cada año este informe, que recoge las concentraciones atmosféricas de los gases de efecto invernadero, es decir, la cantidad de estos gases nocivos que se queda en la atmósfera después de las interacciones con los océanos, la biosfera y la criosfera. Para que nos hagamos una idea, aproximadamente la cuarta parte de las emisiones contaminantes totales son absorbidas por los océanos y la cuarta parte por la biosfera.

Las regiones que más CO2 han emitido a la atmósfera en la historia

Según el último boletín, en 2018 la concentración media mundial de dióxido de carbono alcanzó las 407,8 partes por millón (ppm), frente a las 405,5 ppm de 2017. Esta tendencia al alza se ha podido observar en los últimos años, algo que preocupa mucho a la comunidad científica.

No hay indicios de que se vaya a dar una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático“, afirma Petteri Taalas, Secretario General de la OMM. “Tenemos que plasmar los compromisos en acción y aumentar el nivel de ambición en aras del bienestar futuro de la humanidad“.

Las principales conclusiones del boletín manifiestan que la quema de combustibles fósiles el la principal causa del incremento del dióxido de carbono atmosférico, que es el principal gas de efecto invernadero de larga duración presente en la atmósfera. Para frenar su avance, los avances en movilidad eléctrica son clave, así como los programas de energías renovables.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Sandra Arteaga

Sandra Arteaga es periodista y escribe sobre informática y tecnología de consumo desde hace más de nueve años. Cacharrea con ordenadores desde la era de Spectrum y no hay videojuego que no haya probado ni joystick que no haya pasado por sus manos.
Escribo reportajes de actualidad e Internet y prácticos en Personal Computer & Internet desde 2008.