Salud

7 signos de que no estás comiendo suficientes grasas

Signos no comes suficiente grasa

Sin la adecuada porción diaria de grasas saludables, tu organismo funcionará peor, tu corazón, tu piel o tu cerebro se resentirán y pasarás hambre y frío. Presta atención a estos síntomas indicativos de que precisas más grasas en tu dieta.

Un completo cuerpo de investigación científica demuestra que varios tipos de grasa en realidad mejoran nuestra salud física y mental, resultando esenciales para nuestro organismo. Se trata de las grasas no saturadas: grasas monoinsaturadas (AGMI) y grasas poliinsaturadas (AGPI).

5 mitos sobre las grasas en las dietas que no te deberías creer

Entre sus ventajas, contribuyen a regular la inflamación, mejoran la salud del corazón e inciden en el estado de ánimo y la felicidad. También reducen el colesterol malo, aumentan el bueno y bajan la grasa abdominal peligrosa relacionada con trastornos metabólicos. ¿Qué sucede, por lo tanto, si no tomas suficientes grasas en tu dieta? Que aparecen los siguientes síntomas que repasamos a continuación.

  • No eres capaz de perder peso: Comer una pequeña cantidad de grasas insaturadas en cada comida contribuirá a que te sientas más lleno durante un período de tiempo más largo. Un estudio de los Institutos Nacionales de Salud descubrió recientemente que aquellas personas con una dieta baja en carbohidratos perdieron más peso que las personas que hacen dieta baja en grasas durante un período de 12 meses.
  • Siempre estás hambriento: Un estudio de 2009 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition midió el efecto de comer diferentes tipos de grasas en la saciedad y la ingesta de alimentos, entre otras cosas. Quince sujetos consumieron diferentes tipos de grasa en sus comidas o ninguna en absoluto. Los resultados mostraron que los participantes que consumieron grasas no saturadas se sentían más llenos después de cada comida. Recuerda comer más fibra, proteínas magras y grasas saludables.
  • Tu piel está demasiado seca: Las células de su piel están envueltas en una burbuja protectora de grasas que ayuda a proteger la piel de la desecación y la deshidratación, y también ayuda a evitar la entrada de sustancias nocivas en su entorno. Si esta barrera cutánea desaparece tu piel parecerá y estará más seca y agrietada.
  • Tienes poca energía: Tu corazón obtiene el 70% de su combustible de este macronutriente, que proporciona 9 calorías por gramo, más del doble de las calorías que se encuentran en la misma cantidad de carbohidratos o proteínas.
  • Padeces problemas para concentrarte: Tu cerebro tiene un 60% de grasa y por tanto, la precisa para seguir funcionando de manera eficiente, según Greatist.com. Una dieta rica en grasas monoinsaturadas, que puede encontrar en alimentos como el aceite de oliva o las nueces aumenta la producción del neurotransmisor acetilcolina, que es importante en el funcionamiento de los procesos de aprendizaje y memoria.
  • Las vitaminas que comes no están haciendo su trabajo: Si incluyes en tu dieta vitaminas A, D, E y K, pero no percibes sus beneficios para la salud, podría deberse a la deficiencia de grasas. Sin la vitamina A adecuada, podrías tener ojos y piel secos, por ejemplo; sin suficiente vitamina C, podrías haber prolongado el tiempo de cicatrización de heridas y más hematomas. Las cuatro vitaminas requieren grasas para que el cuerpo las absorba y las use. 8/8
    hombre frío en un suéter
  • Tienes frío constantemente: Todas las personas necesitamos una pequeña capa de aislamiento de grasa debajo de la piel para regular la temperatura interna, de acuerdo con SFGate.com. Si siempre sientes frío deberías aumentar el consumo de aguacates, nueces, semillas y otros alimentos grasos como los pescados azules.

En este artículo te explicamos la proporción diaria de grasas que debes tomar.

Fuente | Taste of Home

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.