Salud

La contaminación aumenta tu riesgo de sufrir enfermedades mentales

La contaminación aumenta tu riesgo de sufrir enfermedades mentales

El mayor estudio científico de esta índole hasta la fecha ha descubierto que vivir en un área con alta contaminación del aire aumenta las posibilidades de sufrir una enfermedad mental o depresión mayor.

La contaminación deteriora notablemente la calidad y la esperanza de vida, incrementando con creces el riesgo de sufrir diversas enfermedades. Estudios han señalado su vínculo con la obesidad infantil, las mayores posibilidades de padecer autismo, su relación con la demencia, la merma de la inteligencia o incluso, cómo incide de forma negativa sobre la felicidad. Echándole un vistazo a los escalofriantes datos, mata a 400.000 europeos cada año y el 95% de la población mundial respira aire contaminado.

Publicado en PLOS One, este estudio es el de mayor tamaño hasta el momento a la hora de investigar el vínculo entre las emisiones y los trastornos neuropsiquiátricos. Sus responsables, procedentes de la Universidad de Chicago, compararon 151 millones de registros de seguros de salud con estadísticas de contaminación en los Estados Unidos. Después, verificaron sus hallazgos utilizando datos de registros de salud que cubren a 1.4 millones de personas en Dinamarca.

Los estadounidenses que viven en las áreas más contaminadas registraron un aumento del 27% en el diagnóstico de trastorno bipolar, mientras que los incidentes de depresión mayor aumentaron en un 6%. Del mismo modo, los daneses que estuvieron expuestos a altas emisiones antes de los 10 años tenían un 50% más de probabilidades de sufrir depresión mayor en la edad adulta y más del doble de riesgo de esquizofrenia y trastornos de la personalidad, en comparación con las personas que crecieron bajo un aire más puro.

Este inquietante mapa muestra las zonas con el aire más contaminado del planeta

Los resultados arrojan que mejorar la calidad del aire podría ofrecer una oportunidad de atención primaria para prevenir enfermedades mentales. Atik Khan, biólogo computacional y principal autor del estudio apunta que “los estudios en Estados Unidos y Dinamarca muestran que vivir en áreas contaminadas, especialmente al principio de la vida, es predictivo de trastornos mentales”, recalcando la conexión entre las enfermedades neurológicas y psiquiátricas con el entorno físico, y particularmente la calidad del aire.

Aunque en los últimos años se han investigado las variaciones genéticas que hacen que algunas personas sean más susceptibles a los problemas de salud mental, el ADN parece representar solo el 10% del riesgo para la mayoría de las personas. Detrás de cada enfermedad existe una interacción compleja de factores genéticos, neuroquímicos y sociales.

Estudios recientes sobre roedores han demostrado que las partículas pequeñas, como las emitidas por los motores diesel, pueden viajar al cerebro a través de la nariz y los pulmones, mientras que los animales expuestos a la contaminación han mostrado signos de deterioro cognitivo y síntomas similares a la depresión.

“Presumimos que los contaminantes podrían afectar nuestros cerebros a través de vías neuroinflamatorias que también han demostrado causar signos similares a la depresión en estudios con animales“, apuntó Andrey Rzhetsky, que dirigió el nuevo estudio.

La contaminación del aire ya ha sido implicada en enfermedades pulmonares, diabetes y ataques cardíacos, mientras que en 2016 los investigadores de la Universidad de Lancaster descubrieron que las partículas magnéticas producidas por los motores de los automóviles y los frenos en el cerebro de las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer.

Fuente | Telegraph

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.