Salud

3 motivos por los que las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo

3 motivos por los que las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo3 motivos por los que las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo

Te contamos las razones por las que, si quieres adelgazar y mantener tu peso a largo plazo, deberías desdeñar la posibilidad de una dieta baja en calorías. Estos sus inconvenientes.

Perder peso de forma rápida haciendo dieta puede ser fácil, dependiendo de las circunstancias, pero no es tan fácil mantener lo obtenido a largo plazo. De hecho, está comprobado que adelgazar con dietas bajas en calorías no es efectivo más allá de la pérdida inmediata de algunos kilos de más.

Hay muchos motivos por los que esto es así, aunque la explicación no puede achacarse directamente a uno de ellos. Está claro que las dietas bajas en calorías tienen beneficios sobre la pérdida de peso mucho más inmediatos que otras alternativas pero, ¿compensa?

Estos son algunos de los motivos por los que deberías valorar otras opciones más estables a la hora de elegir la mejor dieta de adelgazamiento para ti.

1. A tu metabolismo no le gusta pasar hambre

Metabolismo

El metabolismo humano es el resultado de millones de años de evolución, desde que ni siquiera podíamos ser considerados como tales. Eso significa que, si bien no es perfecto, casi llega.

Y por supuesto, hay mecanismos evolutivos que permanecen con nosotros para protegernos de nuestros propios errores. Pasar hambre voluntariamente es por ejemplo un error que tu cuerpo no va a permitir, aunque quieras adelgazar con dietas bajas en calorías.

Tu cuerpo no entiende de dietas: entiende de nutrientes, de todos los que necesita para funcionar. Las calorías son fundamentales, y cuando no le das las suficientes, surgen los problemas.

Automáticamente comienzas a desear alimentos hipercalóricos para compensar el déficit que has creado, por eso cuando tienes hambre no es buena idea ir al super a hacer la compra.

Por si eso fuera poco, automáticamente tu metabolismo se adapta a la nueva situación, reduciendo la cantidad de energía que usa para funcionar. Se vuelve más eficiente, algo que implica que en cuanto le des más calorías de las que sueles darle, las almacenará en forma de grasa “por si acaso”.

2. Comer menos calorías de las necesarias no es un hábito estable

3 motivos por los que las dietas bajas en calorías no funcionan a largo plazo

Si todos los expertos en nutrición y medicina recomiendan seguir una dieta saludable y equilibrada en lugar de “dietas milagro” es por algo. Una dieta equilibrada es sostenible en el tiempo y la puedes desarrollar a lo largo de toda tu vida. Una dieta hipocalórica no va más allá de unas semanas o como mucho unos meses.

Por eso suele producirse el llamado “efecto rebote”. Como hemos dicho antes, tu metabolismo se ralentiza, así que cuando vuelves a una dieta normal recuperas rápidamente parte del terreno perdido.

La clave está en sentirte satisfecho con lo que comes, no pasar hambre y ser capaz de hacer de tu dieta un hábito para siempre.

3. No ganas masa muscular

Bayas

Además de la dieta equilibrada, el ejercicio físico es fundamental para quemar grasa y perder peso. Es la segunda pata de un estilo de vida saludable.

Puedes adelgazar con una dieta baja en calorías, pero si no va acompañada de algo de deporte, simplemente quemarás las grasas por un déficit calórico que, como hemos visto, no durará demasiado tiempo.

Sin embargo, si haces ejercicio ganarás masa muscular -aunque sea poca- y esto ayudará a consolidar la pérdida. Si comer menos de lo debido ralentiza tu metabolismo, ganar masa muscular hace que el metabolismo necesite más energía para funcionar de base.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Eduardo Álvarez