Alimentación Salud

Estos son los países que más carne consumen del mundo

El consumo de carne ha aumentado en las últimas décadas de forma considerable, especialmente en algunos países. Estos son los territorios donde se consume más carne.

El consumo de carne en cada país varía considerablemente dependiendo de la zona en la que se encuentre, sus condiciones demográficas y su cultura alimenticia. Por ello hay países que consumen más carne en el mundo que otros, debido a los ingresos económicos de sus habitantes entre otros motivos.

Diversos estudios han demostrado que el consumo mundial de carne ha aumentado en los últimos 50 años, provocando que aumente la producción de la misma.

Actualmente, la producción de carne es cinco veces mayor que en 1960, es decir, de producir 70 millones de toneladas a más de 330 toneladas en el 2017.

Otra de las razones por las que ha aumentado la producción es porque la población mundial también ha ido creciendo gradualmente, en ese periodo concretamente creció hasta más del doble de personas en el planeta, donde hoy hay más de 7.600 millones de habitantes.

Además, el aumento de ingresos se ha triplicado durante este periodo, y los países más ricos han aumento su consumo de carne.

Los países que más carne comieron en 2013 fueron Estados Unidos y Australia, seguidos de Nueva Zelanda y Argentina, que superaron los 100 kg de consumo de carne por persona, es decir, unos 50 pollos.

En Europa occidental se consumen entre 80 y 90 kilos de carne por persona, a diferencia de los países más pobre del mundo en los cuales se come muy poca carne.

Los países que menos carne consumen

ONU consumo carne

Consumo de carne (Kg por persona por año). Fuente | UN Food and Agriculture Organization

En Etiopía se consume una media de 7 kg de carne por persona durante el año, en Ruanda 8 kilogramos y en Nigeria 9 kg, es decir, unas diez veces menos que el promedio de Europa.

Los países con ingresos medios también está viendo crecer la demanda del consumo de carne, por ejemplo Brasil o China, que han crecido considerablemente en el ámbito económico estos últimos años, y esto ha provocado un aumento del consumo de carne. En China se consumían unos 5 kg al año de promedio en los años 60; en los 80 aumentó hasta los 20 kg, y actualmente se ha triplicado, es decir, se consumen unos 60 kg por persona al año.

En Brasil el consumo desde 1990 se ha duplicado, y en Kenia el consumo de carne se ha mantenido desde los años 60 estable.

La India es la única excepción a esta tendencia, ya que sus ingresos se han triplicado desde lo años 90, pero su consumo de carne no.

Es decir, en este país asiático donde dos tercios comen algo de carne, el consumo medio es de 4 kg por persona, el promedio más bajo del planeta.

Pero en los últimos años se está dando una tendencia en Europa y América del Norte opuesta a la norma general, y mucha gente está intentando reducir su consumo de carne, ya sea por razones medioambientales, por principios o para tener una dieta más equilibrada.

Aunque los datos no lo reflejan, ya que en Estados Unido el nivel de consumo en el 2018 llegó a su nivel más alto desde hacía décadas. Los tipos de carne sí que están cambiando, sustituyendo la carne roja de res y cerdo por aves de corral.

Es decir, actualmente en EEUU el consumo de aves de corral ha aumentado a ser la mitad de toda la carne que se consume, y en los años sesenta tan solo era la cuarta parte de la misma.

Consumir carne de forma moderada puede ser muy beneficioso para la salud, pero también puede ser un riesgo si se sobrepasa la barrera de consumo recomendada, algo que suele pasar en numerosos países.

Los excesos con la carne roja y procesada pueden supone un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares e incluso diversos tipos de cáncer.

Carne polaca en mal estado exportada a España y otros países europeos

En relación con la sostenibilidad del planeta, la carne de res causa un impacto 10 veces mayor en el uso de la tierra, el agua y las emisiones de gases invernadero que la carne de pollo.

La carne de cerdo se encuentra en un punto intermedio entre las dos. Para lograr que el consumo de carne sea sostenible en todos los países, sería necesario un gran cambio en el consumo, especialmente en las cantidades que se comen de carne.

Así, los países que más carne consumen del mundo deberían cambiar sus tipos de dietas para lograr una alimentación más equilibrada y respetuosa con la naturaleza y el planeta.

Vía | BBC

Te recomendamos

Sobre el autor

Alicia Ruiz Fernández