Salud

Por qué nunca deberías lavar los huevos antes de cocinarlos

Por qué nunca deberías lavar los huevos después de cocinarlos

Aunque la mayor parte de las personas lave los huevos antes de cocinarlos, los nutricionistas explican por qué es necesario e incluso, por qué puede resultar peligroso para la salud. ¡Presta atención!

Los huevos pertenecen a ese segmento de alimentos que no deberías lavar antes de consumir debido a los peligros de seguridad que entrañan para la salud, vinculados a la propagación de bacterias y al riesgo de contraer enfermedades. Sin embargo, las personas están mucho más concienciadas de que no deben lavar la carne o el pescado crudos que los huevos.

9 alimentos que NUNCA deberías comer crudos

En el mejor de los casos, si lavas los huevos no estás consiguiendo nada. En el peor, puedes propagar peligrosos microorganismos. Pese a que muchos cocineros enjuaguen el huevo con la cáscara antes de que se quiebre o hierva con el fin de cerciorarse de que no haya suciedad o gérmenes persistentes, esta acción ya está implícita en la propia composición del huevo. 

Resulta que los huevos ya poseen su propia barrera protectora en forma de membrana que evita que las bacterias traspasen al interior, donde el contenido puede consumirse directamente de cualquier forma -cocidos, fritos, revueltos, escalfados, pasados por agua, batidos, etc-. En países como Estados Unidos existen regulaciones federales que requieren el lavado de todos los huevos producidos comercialmente un proceso negativo que elimina esta capa protectora natural llamada “floración” o “cutícula” de la superficie del huevo.

“Si lavas un huevo antes de cocinarlo, porque su cáscara es porosa, el agua … puede empujar las bacterias en el huevo”, advierte Amy Leigh Mercree, experta en salud holística y autora de diez libros, incluido el próximo The Mood Book. El peligro es mayor si empleas agua fría o agua corriente, implicando un riesgo mucho mayor de contaminar la parte del huevo que realmente vas a comer.

Mercree admite que los huevos frescos de granja, que no han sido sometidos al riguroso proceso de lavado comercial, tienen un mayor potencial para entrar en contacto con la suciedad. Aunque todavía recomienda no lavarlos revela que si los lavas es fundamental usar agua tibia y evitar el jabón. 

Fuente | Taste of Home

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.