Seguridad

¿Qué sucedería si la puerta de un avión se abriese en pleno vuelo?

Puerta avión vuelo

Si tienes miedo a volar, tal vez no deberías leer este artículo. En él explicamos qué sucedería si se abriesen las puertas de un avión en pleno vuelo, algo que ha llegado a acontecer en la realidad.

El pasado julio de 2017 acontecía algo insólito: un pasajero de un vuelo de Delta AirLines con 221 personas a bordo intentaba abrir la puerta de un avión presurizado en pleno vuelo, tres cuartos de hora después del despegue del Boeing 767, responsable de completar la ruta entre Seattle (Estados Unidos) y Pekín, (China). El incauto se trataba de Joseph Daniel Hudek, un hombre de 23 años que viajaba en primera clase, tal y como informaban desde la BBC.

El informe del FBI recoge tras una pelea con varios pasajeros y dos azafatas, las auxiliares de vuelo “se abalanzaron sobre Hudek en un esfuerzo para retenerlo y prevenir sus intentos de abrir la puerta”. Incluso aunque lo golpearon con dos botellas de vino, el joven pudo girar la palanca hasta la posición desarmada, aquella que permite desbloquear la puerta. Una de las azafatas explicó que “la palanca en posición de 90 grados alertaría al piloto de que la puerta está desarmada” y aseguró que “a una altitud más baja y estando la puerta desarmada era posible que se abriera”.

El curioso motivo por el que apagan las luces del avión en despegue y aterrizaje

¿Qué pasaría si la puerta se abriese? Cabe destacar que según destacan los expertos, las puertas de los aviones están diseñadas para bloquearse debido a la alta presión dentro de la aeronave, aunque tienen que ser aviones de grandes dimensiones, que lleguen a una altura elevada y tengan una cabina presurizada. Si Hudek hubiese abierto la puerta -algo posible- las rampas de evacuación se habrían activado, pero también habrían salido volando por la fuerza del aire a esa altitud.

También habría habido una pequeña caída en la presión de cabina, aunque por la baja altitud en estos momentos no se hubiesen activado las máscaras de oxígeno. El piloto habrái visto la alarma, declarado una emergencia e iniciado el pertinente descenso para reducir la diferencia de la presión de cabina. Hasta el aterrizaje, dentro del avión haría frío -aunque por encima de los 0º y mucho ruido.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) afirman que “deben tomarse precauciones en el diseño para minimizar la posibilidad de que una persona abra la puerta intencionadamente durante un vuelo”. Eso sí, es un requisito que el avión pueda volar y aterrizar de un modo seguro pese a tener una puerta abierta. Si esta se abriese en pleno vuelo, no debería suponer un riesgo para los pasajeros.

Finalmente, lo que en realidad aconteció en el vuelo 129 es que lograron atar con correas al pasajero con la ayuda de las azafatas, piloto y pasajeros. Finalmente y tras el susto, el vuelo regresó al Aeropuerto Internacional de Seattle-Tacoma un par de horas después del despegue, tras lo cual el sujeto fue detenido bajo petición de 20 años de cárcel y una cuantiosa multa.

Fuente | BBC

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.