Sin embargo, un empresario holandés podría haber encontrado una solución mejor al problema.

Unos cuantos meses atrás, un pensamiento le vino a Joel Bijilmer al final de la noche cuando salía por Miami con su novia.

Su pareja estaba sufriendo un dolor considerable debido a sus zapatos y, desafortunadamente, coger un Uber para volver no era una opción, ya que estaba muy saturado. Bijilmer estaba mal de la espalda por lo que no se encontraba en la mejor posición para ayudar a su novia.

Ella terminó volviendo a casa descalza.

Bijilmer se cuestionó si era posible hacer un producto que fuera fácil de llevar y que tuviera una imagen divertida y segura para caminar de vuelta a casa.

Comenzó a trabajar en algo que funcionara y, hace aproximadamente un mes, lanzó su producto a través de una plataforma de crowdfunding llamada Kickstarter.

Aftersocks

¿El resultado de meses de duro trabajo? Aftersock.

Además de ser elegantes y estar a la moda, los calcetines también tienen una especie de goma debajo para que puedas caminar por la calle con seguridad.

Actualmente se pueden comprar tres pares por 15 euros, pero una vez que la campaña de Kickstarter termine, el precio aumentará a casi 20 euros por par.

Bijilmer había estimado recaudar al principio alrededor de 5.000 euros en Kickstarter antes del 24 de agosto, pero en el momento de escribir el artículo, el contador de la plataforma ya había superado los 60.000 euros.

Ya se han vendido más de 3.000 pares de calcetines y, sin embargo, hace algunos meses, Bijilmer dijo a Business Insider que ni siquiera estaba seguro de poder producir los calcetines.

“Es un producto muy práctico, así que cuando empezamos a trabajar en él, no podíamos creer que nadie más lo hubiera pensado“, dijo Bijilmer.

Ya existen calcetines y guantes similares con capas protectoras, por ejemplo, para los jugadores de hockey, pero, hasta que llegó Bijilmer, no había calcetines que también se diseñaran teniendo en cuenta la estética.

Bijilmer inmediatamente solicitó una patente y pronto descubrió por qué los calcetines aún no existían: son muy difíciles de producir.

“Hacemos los calcetines incorporando una capa de PVC en la suela. Se parece un poco a una especie de goma, lo que lo hace flexible pero, al mismo tiempo, muy fuerte“.

Los calcetines antideslizantes estándar también suelen contener piezas de PVC, pero la incorporación de la capa de plástico a toda la suela del calcetín era una idea novedosa.

Bijilmer se acercó a diez fábricas diferentes de China, pidiendo que fabricaran el calcetín, pero ninguna de ellas tenía las máquinas necesarias. Solo una fábrica estaba interesada en explorar la posibilidad de construir las máquinas adecuadas.

Las campañas más exitosas de la historia de Kickstarter

Por eso, inicialmente, Bijilmer y su novia se hicieron algunos prototipos a mano en la fábrica.

“Hicimos una prueba con 200 pares de calcetines que distribuimos a la gente”, explicó Bijilmer. “Les preguntamos si les gustaban los calcetines y si los usarían. Fueron bien recibidos“.

Luego discutieron con la fábrica la posibilidad de tener un molde específico para el Aftersock, de modo que la capa de PVC pudiera ser impresa en el calcetín de forma automática.

“El molde era muy caro”, explicó Bijilmer, “así que decidimos poner los calcetines en Kickstarter para financiarlo, pero tan pronto se pusieron en Internet, nos dimos cuenta de que estaban recibiendo mucho interés“.

Bijilmer no solo vendió muchos calcetines de inmediato sino que también se le acercaron otras marcas de calcetines dispuestas a trabajar con él.

Es por esta razón que decidió poder dinero extra de su propia campaña de marketing para producir los moldes.

“Fue una apuesta”, dijo Bijilmer, “pero parece que ahora va bien. Las cosas van muy bien con el Kickstarter“.

50.000 calcetines al mes

Una vez terminado el molde, la fábrica en china tendrá una capacidad de producción de 50.000 calcetines al mes, lo que es más que suficiente para satisfacer la demanda de Biljimer Kickstarter.

Sin embargo, Bijilmer tiene planes aún mayores.

También queremos hacer calcetines que no sean exclusivamente para ese momento de después de salir“, dijo Bijilmer. “Por ejemplo, hemos recibido muchos comentarios de gente que dice que estos son los calcetines perfectos para volar. En un vuelo largo, no quieres usar tus zapatos durante tantas horas y tampoco quieres ponerte los zapatos cada vez que necesites ir al baño”.

5 objetos extraños y geniales que querrás comprar en Kickstarter

Naturalmente, ir al baño con calcetines también es antihigiénico, pero un calcetín con una capa protectora en la suela sería bastante perfecto.

Los calcetines podrían incluso ser adecuados para después de un festival, según Bijilmer. Podrías dejar tus zapatos sucios en el maletero de tu coche y ponerte los calcetines al volante, sin tener que ponerte nada más cuando te detengas a echar gasolina.

“Definitivamente vamos a hacer más calcetines posteriormente”, dijo Bijilmer. Pero, por el momento, se está concentrando en su campaña de Kickstarter.