Como ya sabemos, hay muchos debates sobre la convivencia de los vehículos con los peatones. No solo está el problema de la contaminación y las limitaciones existentes en cuanto al tránsito rodado en las ciudades, también se debate el espacio que ocupan en las calles, el tránsito junto a otro tipo de vehículos, como los patinetes o las bicicletas; y ahora, también el ruido.

En algunos distritos de París están probando radares para detectar a los coches más ruidosos, sea por el tipo de motor o las emisiones sonoras que emitan con normalidad, o por los ruidos que se hagan a propósito. Como pasa con algunas maniobras que se hacen para captar las miradas de los transeúntes.

El tipo de radar instalado tiene cuatro micrófonos que buscan detectar exactamente la procedencia del ruido y cruzar los datos con los de las cámaras de videovigilancia para identificar qué vehículo es la fuente del ruido.

Ya hay 40 detectores de ruido funcionando y seguramente pronto habrá más. Este tipo de micrófonos ya se utilizaba para detectar locales y establecimientos ruidosos en horario nocturno. Ahora se les está dando el nuevo uso.

De momento no multarán a nadie y el objetivo es probar la viabilidad de la tecnología en el tránsito rodado y las posibilidades existentes de cara a activarla como medida de control. En otoño se votará su implantación y se detallará, en caso de aprobarse, los decibelios a partir de los cuales serán penalizables el tránsito o las maniobras realizadas.

La contaminación aumenta tu riesgo de sufrir enfermedades mentales

Como bien sabemos, los coches eléctricos seguramente no sufrirán este problema. Al contrario, a algunos se les han instalado emisores de ruido de cara a evitar accidentes con los transeúntes.

París es una de las ciudades con más restricciones de tráfico de Europa para reducir el número de vehículos y luchar contra la contaminación. Por lo que parece, pronto también combatirán la contaminación acústica.